14 LA ACIP PARA LA SEGURIDAD Y DEFENSA INTEGRAL DE LA NACIÓN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

14 LA ACIP PARA LA SEGURIDAD Y DEFENSA INTEGRAL DE LA NACIÓN

Mensaje por Alfredo Aguilar el Mar Ago 13, 2013 8:49 pm

ALFREDO AGUILAR
La lucha de clases es tan antigua como la propia humanidad, cuando el hombre de Cromagnón utilizó su primera arma de pedernal para imponerse al Neandertal, estaba concibiendo la lucha de clases que empezaba incipientemente en la imposición de nuevas reglas para la explotación del hombre por el hombre, allí comenzó una clase humana vejada por otra con más fuerza y poder que terminaría imponiéndose sobre el resto y en la medida que acumulaba poder también hacía acopio de riquezas que le daban mayor poder, mientras la otra se subsumía más en el desprecio de la clase que la explotaba. A un lado están los que disponen del poder, las herramientas, la economía, las armas, del otro están los que solo pueden vender sus fuerzas para subsistir, los prisioneros de guerra, los esclavos antes, obreros hoy.
Al emerger el esclavismo en el seno de la naciente sociedad, comienza la explotación del hombre, luego con el perfeccionamiento de los medios de producción se desarrolla y avanza pero siempre apoyada en la explotación, la miseria, el hambre de los trabajadores y sus familias. (Rito Estaban). En ese Comunismo primitivo que precede al esclavismo las relaciones eran más humanas aunque primitivas y no de lobos como era la etapa del esclavismo, el nivel de vida era mucho más bajo, no había conciencia de nada, predominaba el fanatismo (y yo agregaría el instinto), en consecuencia el hombre carecía de defensa contra toda clase de plagas, fenómenos y aberraciones terrestres y celestes, o sea el hombre estaba inerme ante el hombre y ante la naturaleza.
Las formas superiores (recordemos la transformación del mono en hombre en el libro de Engels) que emergen en esa incipiente sociedad, van alimentadas en la sociedad nueva de dos corrientes polarizadas y contradictorias que generan la síntesis llamada civilización. Son dos fuerzas contrapuestas que generan acción y reacción constante.se atraen y repelen, se complementan y luchan, estos son los explotados y los explotadores, el patrón y el obrero, los que tienen de todo y los que todo les falta. Es la lucha de clases.
Para algunos el hambre es germen de todo impulso en la lucha social, para otros es la necesidad de libertad e independencia. No obstante no podemos esconder que la rebeldía es consubstancial en el hombre, como en la mayor parte de los animales antes de ser domados. Y la esclavitud fue nuestra doma.
Sin embargo el dominio esclavista está en pocas manos y siempre la mayoría busca rebelarse ante la opresión sumando voluntades y creando fuerzas colectivas que garanticen el triunfo de su lucha. Y a pesar que en la antigüedad fueron por instinto de conservación, demuestra de una forma u otra que las masas esclavizadas no fueron pasivas, no se conformaron sino que se rebelaron bajo el yugo.
La clase subyugada fue dominada fácilmente, en un principio por la ignorancia, los explotadores aparte de fuerza eran más astutos y dispersaban las fuerzas de los explotados de distintas maneras como el temor a Dios, la superstición, el vicio, las malas costumbres. No obstante los explotados llevaban una vida tan miserable que la ira los llevaba a luchar contra todos los enemigos de clases buscando soluciones a su problema de avasallamiento. Aquí el autor cita a la mitología Griega y nos habla de Prometeo, quién intenta arrebatarle a los dioses el fuego sagrado para llevárselo a los hombres y es castigado a ser devorado por un buitre hasta el fin de los tiempo y luego cita otra mitología, esta vez es la cristiana donde Adán y Eva son expulsados del Paraíso terrenal por desobedecer las órdenes de Dios, ( pienso, un sujeto que castiga con rigor la más leve desobediencia a alguno de sus diez mandamientos absurdos por demás en su mayoría, pero mira hacía un lado mientras los imperios arrasan países enteros para apropiarse de sus riquezas, ¿ese es el Dios piadoso del que habla la biblia?).
Con el desarrollo de la sociedad esclavista se van produciendo cambios, al trueque simple de objetos sucede las transacciones de mercancías pagadas con dinero, a estas nuevas condiciones, emergen nuevas formas de luchas de clases. En principio la rebeldía era personal e instintiva, luego se hace colectiva, transformando a su vez las relaciones de producción apareciendo la venta de esclavos, la sociedad primitiva se convierte así en reaccionaria. El autor nos cita de una manera detallada la rebelión de Espartaco en Roma, no obstante aquí tuvimos rebeliones más recientes que la del inmortal esclavo romano, como la del negro Miguel del Barrio y la de José Leonardo Chirinos en el siglo XVI. También nos hace un análisis del concepto de paraíso y de infierno de la cristiandad, donde nos evidencia la manipulación de la que hemos sido objeto por parte de la iglesia, que como sabemos igual al ejército es uno de los poderosos brazos del estado burgués con el que nos someten los explotadores a la gran mayoría de explotados, las potestas vs la potentia de Dussel.
El comercio de hombres llegó a tener una gran prosperidad, de modo que cuando siglos más tarde se hizo prospero el negocio negrero, de traficantes de esclavos africanos para América, por medio de los españoles y portugueses, no era un tráfico original. Copiaban los métodos esclavistas de sus antepasados. (Esteban)
Pero la esclavitud genera sus contradicciones (recordemos la lucha de contrarios de Marx), Esa condición de esclavo, despertaba en los hombres la rebeldía en conceptos más amplios a los primitivos, haciendo más fuerte las ansias de liberación y más firmes el propósito de lograrla a costa de todos los sacrificios.
Dice Ponce: Para que la burguesía realizara su desarrollo prodigioso no bastaba que el comercio creciera y el mercado se ensanchara hasta abarcar al mundo entero. Era necesario que un ejército de obreros libres se presentara a ofrecer sus brazos al burgués. Éste fenómeno de obrero libre apareció a fines del siglo XV y comienzos de XVI, cuando el mundo feudal libera sus esclavos.
Sigue Ponce: Otro fenómeno de importancia comienza cuando la producción de mercancías alcanza su máximo desarrollo, entonces aparece la forma de apropiación que Marx llamó “capitalista” y es que el capitalismo se apodera de buena parte de la producción pagando al asalariado una ínfima parte de lo que produce,(plusvalía) siendo ésta únicamente para su sostenimiento precario, dejándole únicamente con su fuerza de trabajo sin poder obtener bienes, asegurando así una esclavitud permanente del asalariado.
Rito Esteban: “Las luchas sociales, los movimientos rebeldes incubados por el movimiento social son imperante frente al grado de dignidad humana de quiénes lo soportan. Al contrario, las doctrinas y las teorías que vienen a interpretar las contradicciones existentes, a organizar los combates con más garantía de victorias, no son madres sino hijas de esas luchas de clases. Es la perenne guerra social condicionada por leyes históricas de la coexistencia humana. ”
Así que antes de establecerse el régimen burgués y sus leyes, se han dado las condiciones sociales propias para su desarrollo de igual modo dentro de las contradicciones del capitalismo nace y se desarrolla el concepto del socialismo.
Siendo que metafóricamente Rito Esteban, cita: que el fuego sagrado que Prometeo pretendió arrebatar a Júpiter ha sido conquistado por la clase obrera para liberar de sus cadenas a la humanidad. Como es natural las luchas campesinas en la edad media fueron determinantes debido a la diferenciación de vida entre la ciudad y el campo puesto que las economías de ambos era muy diferente, por supuesto al desatarse algunos lazos entre los señores y sus siervos, sobrevino la crisis aguda que produjo guerras e insurrecciones trascendentales en los distintos reinos. Entonces en casi todos los países de Europa sobrevinieron revueltas, incluyendo a Rusia.
Las transformaciones económicas creaban nuevas concepciones políticas, sociales, artísticas y científicas. La humanidad salía del oscuro Medioevo y ante ella se abrían perspectivas radiantes. Era una primavera plácida, vigorosa destacada por formidables figuras de la historia universal como Galileo, Newton, Gutenberg, Copérnico, Descartes, Erasmo y otros, surgiendo de ellos conjeturas sociales de profundos significados históricos.
En 1.516 sale a la luz el libro de Tomás Moro que tituló “UTOPÍA” que a pesar de salir en el momento que empezaba a florecer el sistema capitalista en Inglaterra habla de una isla que “no existe” bella y donde todos los hombres y mujeres hacen un trabajo productivo para la sociedad. No existe allí diferencia alguna entre la gente urbana y la campesina. Todos los utópicos deben trabajar dos años en labores en zonas rurales y seis horas diarias. Moro ganó mucho prestigio como escritor llegando a desempeñar el cargo de canciller de la corte de Enrique VIII de Inglaterra, el famoso Barba Azul, no obstante 19 años después cayó en desgracia ante el cruel Barba Azul y fue juzgado y decapitado.
Más tarde aparece otro utopista llamado Tomás Campanella, quién atacó la escolástica de los clérigos aristotélicos y por ello sufrió un año de prisión. Dirigió finalmente una organización clandestina y por ello estuvo 27 años en la cárcel, allí escribió su magna obra: “La Ciudad del Sol” allí defiende la igualdad económica y política de los hombres y critica con dureza a la sociedad burguesa que considera podrida. Éste fraile excepcional asestó también duros golpes al clericalismo religioso en otro libro titulado: “El Ateísmo triunfante”
Así se abrieron las puertas a la clase capitalista triunfante en la revolución más poderosa de la historia mundial hasta entonces producida, llegando con ella el invento de la máquina de vapor y el transporte que dieron a Inglaterra la hegemonía en el desarrollo industrial. En el sur de Inglaterra florecieron las fábricas textil, naval, siderúrgica, la metalurgia agrupando grandes masas proletarias. En la parte norte de Escocia donde anteriormente había tenido preponderancia la manufactura de las Islas Británicas, ahora sus tierras incultas solo servían de cotos de caza para la rancia aristocracia gala.
El automatismo fue liquidando el arte manual solo se necesitaba fuerza de trabajo comprada a bajo precio, con la aparición y constante perfeccionamiento de las máquinas para producir hilo que antes requería 200.000 personas, ahora solo ameritaba 750 hombres, convirtiéndose en un infierno de avances cuando faltaba telares para producir la alta demanda de hilo y se inventaron máquinas modernas faltaba hilo para poner a funcionar los telares y así se empujaban unas a otras las industrias y los inventos. Rito Esteban: “La burguesía estaba ya situada en la carrera fatal de su propia ley de desarrollo infinito que la había de llevar al abismo de su desaparición después de pasar el proceso histórico más elevado que se había dado en la historia de la humanidad”.
Aquel avance de la industria manufacturera impulsó al transporte, al comercio, al sistema bancario, los seguros, las rutas terrestres, fluviales y marinas, nuevas formas de cambio fueron apareciendo transformando la anterior estructura social. Cada medio de producción comercial y financiero creaban sus propios tipos de trabajadores sus proletarios específicos preparando a futuro las batallas definitivas entre las clases antagónicas de la sociedad moderna. La libertad burguesa se propagaba como una alborada de adelanto.
“La oscura noche del feudalismo quedaba atrás. El viejo trono de los señores, los príncipes y reyes, emperadores, cardenales, papas, pasaba a ser asiento del Capital”. (Rito Esteban) Dixit
Aquellas luchas contra el feudalismo permiten a los trabajadores esperar grandes mejoras para su vida. La declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano levantado por los triunfadores (burguesía) es aclamada por los depauperados en la creencia que se trataba de su propia carta emancipatoria.
Sin embargo la realidad era otra, a la clase obrera le esperaban largas batallas de clases, intensos grados de consternación. La burguesía como clase triunfadora y absoluta entraba en la escena como dueña del estado dispuesta a arrollar todos los obstáculos sin escrúpulos de ninguna clase, su democracia pregonada como universal era simplemente el ropaje de oveja que usa el lobo para depredar a las ovejas, así disimulaba de forma ladina su dictadura de clase. Sin embargo la clase proletaria una vez reconocida como tal, llena de esperanzas se enfrentó siempre valerosamente a sus enemigos de clase. Todo el proceso de desarrollo capitalista está destacado de luchas de clases, crímenes abominables, explotación infinita de la clase obrera.
El proletariado ha ido tomando conciencia política como tal y confianza en sus propios alcances como clase, y contraria a la clase burguesa antagónica, se identifica con el pueblo para compartir con él su propia libertad.
Después de las guerras napoleónicas, estalló la crisis económica en Inglaterra hubo una miseria espantosa, a la gran cantidad de desempleados se sumaron 250.000 soldados licenciados del ejército inglés, que comenzaron a deambular por todos lados tras un mendrugo de pan, cuestión que obligó al proletariado a organizarse llegando inclusive a ordenar paros en par de ocasiones consiguiendo relativos éxitos. En 1.818 los mineros escoceses habían alcanzado tanta fuerza que concretaron un triunfo ante las empresas capitalistas luego de una huelga general.
Y así Rito Esteban nos pasea a lo largo de la historia de la lucha de clases de una manera detallada y cita a la Revolución Francesa y nos dice que allí en el país galo la economía capitalista estaba en sub desarrollo ya que predominaba la economía agrícola, el poder estaba en manos de una casta señorial superviviente con un apoyo total de la iglesia, siendo los Borbones unas tristes marionetas de las clases privilegiadas (cuarta república venezolana, donde los gobernantes fueron simples marionetas de la burguesía capitalista apoyada por la iglesia católica de forma incondicional, incluso cuando ejecutaba acciones en contra de sus postulados clericales)
Desde 1.712 hasta 1.776 se vivió allí grandes movimientos obreros y el 14 de julio de 1.791 a través de un diputado de apellido Le Chapellier, la burguesía en el poder dicto una ley donde se suprimían las asociaciones obreras, las huelgas y asambleas de trabajadores, ley que se mantuvo hasta 1.864, penalizando a los detractores. Claro ésta ley dejaba claro ante los trabajadores que la tan cacareada Igualdad, Libertad y Fraternidad, principios políticos en que se basó la Revolución era exclusivamente en beneficio de la clase burguesa. Claro que la “Declaración de los Derechos Hombre y el Ciudadano” comenzaba diciendo que “Los hombres nacen libres e iguales en derecho” y en seguida agregaba que “La propiedad es un derecho inviolable”, cierto que la declaración de derechos asestó un duro golpe al feudalismo, pero a su vez creó una nueva forma de desigualdad patrimonial al crear la explotación capitalista.
También el autor nos habla de las luchas obreras de Alemania, de España, cerrando con ésta el capítulo dedicado al mundo para adentrarnos en las luchas de clases de nuestra América.
Dice Rito Esteban: Hubo en España profundos descontentos populares y lucha de clases elementales durante el reinado de los Reyes Católicos y aunque los cronista reales lo invisibilizaron, está demostrado que en el siglo XV, hubo rebeldías importantes y organizadas en buena medida y que fueron aplastadas en gran parte por la santa inquisición, personificada en San Ignacio de Loyola.
Tenemos que tomar en cuenta que los Reyes Católicos de España, no se llamaron así por ser piadosos, sino porque siendo primos carnales, el cardenal Rodrigo Borgia les exigió a cambio de legitimar su matrimonio en Roma que se convirtieran en el martillo de la religión contra los infieles. Por eso unieron los reinos clavándolos con firmeza a la cruz de Cristo, y expulsaron como a nubes de búhos y golondrinas a judíos y moros que habían vivido por siglos en la península celtíbera. (Ospina, el País de la Canela). De allí la quiebra económica del reino de España, puesto que al irse los Moros y Judíos se llevaron con ellos sus capitales, por ello la conseja de que Isabel la católica para financiar los viajes de Colón a nuestramérica, hubo de empeñar sus joyas.
Sigue Esteban: del siglo XV al XVII, las luchas sociales en España han debido ser muy grandes, para tener una ligera idea de ellas, tomemos el siguiente dato en las plazas españolas fueron quemadas vivas 50 mil personas y 300 mil condenadas a galeras (prisiones) y tormentos, con el pretexto de la apostasía la iglesia tapó la condición de clases de las luchas de los marginados, así como la Alemania nazi el antisemitismo.
Desde el punto de vista nuestroamericano la invasión europea adelantada por Colón, rompió el desenvolvimiento natural y nuestro desarrollo autóctono, aquella incursión foránea cerró definitivamente la salida del comunismo primitivo en las condiciones que cada lugar determinara y de un arcabuzazo cerró nuestra historia para imponer la de los conquistadores. Estos justificaban su obra de despojo y crueldad apoyándose en las leyes del más fuerte, aduciendo que como “civilización superior”, asumían como un deber, sacar a los nativos del estado de “salvajismo” en que vivían (nuestros originales) y en consecuencia tenían el sagrado deber de convertir a tanto idólatra en su “justa” religión de amar a Dios por sobre todas las cosas, y de sufrir lo indecible en la tierra con estoicismo y mantenerse en esa situación, porque del que sufre hambre y sed es el reino de los cielos.
Pero tales justificaciones no podrán ser admitidas por los trabajadores dice, Rito Esteban: La destrucción de esas clases precolombinas avanzadas como las azteca, mayas incas (e incluso las menos desarrolladas como las Caribe, Jirajaras y otras de nuestra región) sufrieron una destrucción total al punto que los nuevos propietarios de islas y continentes no dejaron rastro de infinidad de elementos vitales genuinos de aquellas sociedades primitivas. Mientras la burguesía europea del siglo XVI, acababa las bases del feudalismo en nuestramérica, españoles y portugueses destruían una sociedad autóctona llamadas a aportar nuevas formas de vidas naturales y propias. Como es normal los seres avasallados lucharon hasta el cansancio para preservar su condición de libres. Nuestros aborígenes ante la férrea esclavitud impuesta preferían inmolarse en masa una vez sometidos, y los nuevos dueños y señores de estas tierras conquistadas impusieron sus costumbres y creencias tratando de borrar toda la idiosincrasia de los pueblos invadidos, no obstante aunque cambiaron de forma, las luchas no cesaron y como siempre la iglesia católica tuvo un papel preponderante en aquel avasallamiento. Frailes y Sacerdotes con el hábito y el crucifijo como armas lograron reducir muchas rebeldías de los indígenas de una forma suave y silenciosa, domando a quiénes se refugiaban en las iglesias buscando escapar de una esclavitud impuesta a sangre y fuego.
Destacándose por sus luchas tratando de suavizar el martirio a los que eran sometidos los indígenas nos encontramos con el padre Bartolomé de las Casas, quien vino a estas tierras en calidad de encomendero pero luego decidió luchar por la humanización de la conquista y aunque sí abogó por la abolición del maltrato, siempre lo hizo aduciendo que para la corona era mejor someter al indígena sin el maltrato que lo convertía en un ser arisco y rebelde y que con buenas maneras él aseguraba que el “indio” sería sometido y tributaria a la corona sin problemas. Por ello pensamos que a los que peló el chingo de la espada y el arcabuz, lo agarró el sin nariz de la santa biblia y la cruz. Recordemos a Ponce cuando en su libro : ”La Educación y la Lucha de Clases” nos dice en su primera cita de esta compañía de Jesús llamados los Jesuitas, del asesinato de Pierre de la Ramée, llevada adelante por un tal Jaques Charpentier un lector de matemáticas, obsesionado seguidor de esta orden religiosa.
Esteban, en su extenso libro nos habla de las luchas sindicales del mundo entero, nos pasea por el movimiento obrero Alemán, la organización sindical en España, el movimiento campesino en la Rusia de los zares y el pensamiento obrero en la Rusia Bolchevique, la independencia de los estados unidos y el sometimiento de las razas indígenas por los colonos cuáqueros y la lucha de los mambises de Cuba contra el imperio español y contra la dominación yanqui, nos habla de la incursión de los jesuitas en nuestra américa y el daño y depredación de estos señores enviados de Dios para rescatar almas perdidas, y nos reseña el oportunismo del sindicalismo inglés.
Así llegamos a la II Internacional Socialista, cuyo Congreso Constituyente se reunió en mayo de 1.889, movimiento dirigido por la fuerza obrera más poderosa entonces, representada por la socialdemocracia alemana y liderada por Carlos Kautski, quién era el líder de aquella Internacional Obrera Socialista. (Recordemos el libro: El Estado y la Revolución de V. I. Lenin), cuando nos habla del oportunismo de éste sujeto, quién escandalizado decía no estar de acuerdo con la destrucción del estado burgués para dar paso al estado socialista. Y de una manera manipuladora hablaba de la destrucción del centralismo y a conveniencia se preguntaba si también se abolirían los funcionarios etcétera tergiversando la lectura del Capital de Carlos Marx. Bien Kautski había ganado mucho prestigio al llamarse socialista siendo un revisionista, sin embargo su actuación política cayó en el foso de la traición al estallar la II Guerra Mundial. Esteban Dixit.
Kautski influyó mucho sobre líderes obreros naturales que le seguían ciegamente de una manera insensible, impregnándoles de esa actuación oportunista quienes a la hora crítica terminaron rindiéndose al imperio, de allí que Engels en su crítica al nuevo programa del partido obrero, aprobado en 1.891 dijo: El oportunismo “honesto” es quizás el más peligroso de todos, refiriéndose a estos trabajadores seguidores ciegos del Kautskismo.
En el primer Congreso de la II Internacional Socialista, se acordó celebrar el “Día del trabajo” todos los 1º de mayo, en recordación a los mártires de Chicago, sacrificados por el capitalismo estadounidense. Y ésta Internacional Obrera Socialista en 25 años de existencia celebró 8 Congresos sucesivos, en el primero acudieron 400 delegados de 22 países, ya en sus últimos Congresos representaba a 25 millones de obreros organizados en el mundo. Claro ésta se da por la organización obreril que databa ya de los años 80 del siglo XIX y por ende se vieron en la necesidad de agruparse aprovechando la oportunidad brindada por la Exposición Universal de Paris en 1.889 cuando delegados de diversas organizaciones obreras internacionales se encontraron allí fijando para el mes de mayo siguiente el encuentro de la II Internacional.
Dice Esteban: En la trayectoria de la II Internacional, hay también puntos negativos y uno de ellos es la limitación teórica de sus dirigentes. Allí no existían las publicaciones como si las hubo en la Rusia Zarista, que se encargaban de educar a las masas proletarias. Manifiestos, proclamas, periódicos clandestinos, libros y folletos circulaban de una manera secreta con el fín de educar al pueblo y orientarle en las luchas.
Sin embargo los jefes de la II Internacional no pensaban así, estos guardaban sus conocimientos teóricos estimados como propiedad personal, estudiaban las obras de Marx como uso exclusivo, demostrando superioridad entre sus compañeros por su brillantez de discernimiento político, convirtiéndoles en líderes indudables ante las masas.
Claro que estos lograban su objetivo de permanecer medrando como dirigentes del movimiento pero el daño causado a las multitudes obreras gracias a estas prácticas fue considerable.
Pero peor aún fue la tergiversación que hicieron los líderes socialdemócratas alemanes de los textos marxistas, del cual Kautski fue responsable del falseamiento de la concepción del Manifiesto Comunista de donde suprimió conceptos fundamentales. Ocultó principalmente lo relacionado con la dictadura del proletariado y no fue por error puesto que al morir se encontró en su gaveta el original completo donde Kautski lo guardó escondido por veinte años, hasta la letra del himno de la Internacional sufrió desfiguración en manos de los alemanes para restarle vigor revolucionario, situación altamente peligrosa puesto que el capitalismo se hallaba en el umbral de su fase imperialista y estas malas interpretaciones de la teoría de Marx evito la preparación de las masas para afrontar los difíciles tiempos por venir, incluso las guerras.
Ahora esto sucede porque el mismo capital crea una clase obrera comprada que se burocratiza se corrompe y corrompe a su vez y pasó lo que aún en ésta quinta república sucede que delante del sindicato están líderes corrompidos que cada día se alejan más de las masas, que actúan a la orden de sus intereses y con desdén se conducen de una manera mecánica sin fervor revolucionario que no tienen, ni calidad humana de la cual carecen y ante cada demanda de los trabajadores oponen dificultades formularías y obstáculos leguleyescos, desviando así la lucha de clases y justificando el accionar de los explotadores, enfriando con ello el ardor revolucionario de la vanguardia proletaria.
El primer Congreso de la Internacional Sindical tuvo lugar en Lublin, Polonia en 1.901, allí no se logró gran cosa que acuerdos reformistas y seguir el camino tortuoso de un socialismo carente de médula, aquel organismo sindical solo se ocupó de sacar estadísticas rutinarias de las que ningún obrero sacaba provecho alguno por supuesto información de distintos países sin ningún espíritu de cambio revolucionario y era una situación tan deleznable que apenas un año después se escindió, cuando la Confederación del Trabajo Francesa se retiró de tan inocua más bien dañina Internacional Sindical.
Al frente de esta Internacional estaba Carlos Legien, a su vez presidente de la Asociación Sindical Alemana, hasta que en 1.914, estalló la llamada primera guerra mundial.
Mientras tanto se potenciaban los sindicatos en Norteamérica apartado de la organización europea y así como crecían los sindicatos las empresas industriales desplegaban sus velas a todo vapor.
La American Federatión of Labor (A.F.L.) de 264.825 afiliados en 1.897 en 1.907 tenía 1.500.00 y para 1.914 pasaba de los 2 millones.
La otra central obrera de los norteamericanos era la Obreros Industriales del Mundo (I.W.W.) por las mismas causa apuntadas anteriormente marchaba a su completa liquidación, allí reinaba la anarquía direccional, infiltración de agentes manejados por la policía para provocar y las persecuciones “legales” con leyes hechas a conveniencia por tribunales expertos en servir al capitalismo. Hubo una ley llamada de “Injunctión” que consistía en un precepto de un juez o un tribunal que ordenaba a las personas “abstenerse de hacer alguna cosa” pudiendo así la justicia norteamericana intervenir en los conflictos obrero patronales. Luego el parlamento gringo sacó la ley Sherman o Anti-Trust Act. Que suponía evitar los Trust (palabra que traduce: confianza pero significa más monopolio que otra cosa). Bien esta ley anti trust sirvió para que a su sombra se desarrollaran los trust mientras se aplicaba con saña y escándalo para reprimir movimientos sindicales, prohibir huelgas y detener a sindicalistas honrados que enfrentaban a los capitalistas.
Aparece en el horizonte el conflicto bélico llamado primera guerra mundial que vino a poner a prueba de fuego a la cohesión del movimiento obrero. Esta por supuesto no fue de improviso, al contrario venía largamente anunciada desde el Congreso de Copenhague en 1.910, allí se acordó que los diputados obreros en los distintos parlamentos votarían en contra de conceder créditos de guerra en caso de que esta se declarase, amenazaron inclusive con lanzarse a una huelga general revolucionaria para impedir la matanza de unos pueblos contra otros para defender intereses colonialistas. Y frente al peligro inminente del conflicto la consigna de los trabajadores europeos era: “Guerra a la guerra” y “Viva la Paz” porque se tenía claro que el peso de aquel desastre caería sobre los hombros de los pueblos de uno y otro bando guerrero, sin haber sido partícipe de su desencadenamiento.
A pesar del esfuerzo de muchos por evitar la guerra, aquello fueron clamores en el desierto puesto que ya los jefes socialistas alemanes, franceses, belgas, austríacos y otros estaban comprometidos con sus gobiernos imperialistas para traicionar a sus pueblos de la manera más infame, luego el pretexto de un supuesto atentado a un príncipe austriaco en Sarajevo bastó para desatar la anunciada guerra en los primeros días de agosto de 1.914.
Y la clase obrera se quedó esperando las órdenes de sus jefes como debería de ser, pero en lugar de órdenes revolucionarias recibieron la noticia de su sometimiento al imperialismo guerreristas y salvo excepciones escazas que si las hubo, todos los líderes sindicales y políticos traicionaron al movimiento obrero. Y con el llamado de defensa de la patria instrumentado por los capitalistas, los obreros incluyendo los que habían emprendido huelgas hubieron de dar marcha atrás y enlistarse al lado del resto de sus compañeros traicionados. A los que se oponían a los guerreristas fueron asesinados caso de Jean Jaurés jefe del Partido Socialista Francés quién desde su posición fue un obstáculos a los guerreristas y los únicos partidos que tomaron posición en contra, fue el Partido Bolchevique Ruso y el Socialista Italiano.
En el Reichstag alemán había 100 diputados socialistas que votaron los créditos pedidos por el Káiser Guillermo II, solo Carlos Liebknecht, Rosa Luxemburgo entre otros, levantaron su voz airada contra la vergonzosa traición, causa que poco después les costaría su libertad y más tarde la muerte, asesinados por esbirros de la maldita socialdemocracia alemana.
La II Internacional proclamaba que todo lo sacrificaba en defensa de la patria, pero no era la patria de los obreros y el campesino pobre, sino la de sus verdugos, y desde entonces la socialdemocracia ha ido hundiéndose más cada día, al punto que hoy es el último reducto de defensa del imperialismo.
Mientras en el frente se libraba cruentas batallas, los criminales guerreristas, propagaban su demagogia por Europa y América prometiendo una vida mejor, mayores libertades a los pueblos y el reconocimiento de los derechos individuales y sociales por parte de los Estados aliados con su victoria.
Al acabar la guerra una ola de optimismo invadió todos los pueblos del mundo, había llegado la hora de la democracia feliz. Pero enseguida las masas se dieron cuenta de la burla de la que habían sido objeto, lejos de la paz y felicidad prometida lo que había era hambre y miseria, problemas graves de desempleo e inseguridad, en tanto que los capitalistas sacaban ventaja tanto de un lado como del otro, se atrincheraban en defensa de sus posiciones privilegiadas en contra de las luchas populares tanto en el campo vencido como en el vencedor.
En febrero de 1.917, la vanguardia proletaria, guiada por el Partido bolchevique asalta el poder en Rusia y estableció la dictadura del proletariado y aprueba el decreto de Lenin sobre la paz y a la vez ofrecía ésta a los gobiernos de los tres estados más importantes que participaban en la guerra: Inglaterra, Francia y Alemania. Y en la sesión celebrada en la noche de aquella fecha histórica, se aprobó el famoso decreto leninista sobre la tierra, en la que se declaraba “inmediatamente abolida, sin ningún género de indemnización, la propiedad de los terratenientes sobre la tierra”.
Al año siguiente el Imperio Austro–Húngaro cayó derrotado, siguiendo la derrota militar Alemana. Igualmente se desmoronó Turquía y el viejo imperio oriental daba paso a la joven Turquía guiada por el jefe Mustafá Kemal Pachá.
El capitalismo husmeó las revoluciones venideras y entonces dieron peleas hábiles donde cedían terreno en retiradas tácticas, haciendo concesiones circunstanciales. Estas maniobras de largo alcance tuvieron éxitos relativos, con múltiples dificultades en el interior de cada país, donde ya se movían elementos revolucionarios marxistas, en su lucha por romper las ligaduras reformistas del movimiento obrero sujeto al remolque de la clase que lo subsumía.
En marzo de 1.919 se reúne en Moscú el primer congreso internacional de marxistas revolucionarios que representaban a los núcleos comunistas en proceso de formación. Fundándose la III Internacional que Lenin denominó comunista, para diferenciarla de la II Internacional de los socialistas traidores.
Lenin para darle blindaje a la dictadura del proletariado lanza 21 condiciones requeridas para ser admitido (partidos socialistas y obreros) en la Internacional Comunista, evitando así el reformismo abundante en el campo revolucionario ya que era tan popular y tenía tanta influencia en el proletariado mundial el movimiento soviético que las masas empujaban a sus dirigentes al campo marxista – leninista de la III Internacional. Con aquellas condiciones Lenin impedía la entrada de caballos de Troya al movimiento ya que allí se rompía definitivamente con el reformismo socialdemócrata.
Paralelamente se reunió en Berna la Conferencia Sindical Mundial, donde crearon la Oficina internacional de los Trabajadores (OIT) y otros organismos burocráticos internacionales. Como lugar de residencia oficial se eligió la ciudad de Ámsterdam y denominada la “Internacional de Ámsterdam”, demostrándose con esto, que por un lado existía un oportunismo exacerbado en los líderes sindicales y por el otro el lacayismo imperial en que se encontraban, porque entonces el fascismo se hallaba instalado en Italia con Mussolini y en España con Primo de Rivera, sin embargo en aquel Congreso no se hizo alusión alguna al fascismo en sus resoluciones fundamentales.
Entonces en Moscú en 1.920 se creó la Internacional Sindical Roja para contrarrestar la nefasta obra de Ámsterdam, reuniéndose varias centrales sindicales de Europa, Asia y América.
En 1.922 se reúne el II Congreso de la ISR, aclarando que para pertenecer a ella no era obligatorio aceptar la política de la “Internacional Comunista”.
La ISR desde el primer momento de su creación expresó su ferviente deseo unitario y en repetidas oportunidades se dirigió a la Sindical de Ámsterdam, haciendo patente la unidad de acción por lo menos ante cada caso concreto y aunque fuese circunstancial en sus luchas antifascistas para salvar los intereses fundamentales de los 40 millones de trabajadores que representaban ambas centrales obreras. Pero los jefes de Ámsterdam se hacían de oídos sordos y despreciaban a los “Agentes de Moscú” como les llamaban despectivamente, considerando indigno darle respuesta a sus sugerencias, claro ellos estaban allí obedeciendo órdenes imperiales y ex profeso impedir la unión obrera que podía hacerle mucho daño al fascismo – capitalismo.
Entre los afiliados a la Internacional Sindical Roja, la Sindical de Ámsterdam, los sindicatos Anarquistas, los Cristianos, los Neutros y otros acumulaban la fuerza de 40 millones 527 mil 697 obreros organizados con la experiencia de la post guerra, con un siglo de tradiciones revolucionarias tras de sí y cuando ya en Rusia existía el gobierno bolchevique, la falta de unidad hizo que aquella fuerza resultara impotente, las divisiones, las pugnas intestinas, divisiones y el fraccionamiento llevaron a la debacle al movimiento obrero, a pesar del esfuerzo de la ISR.
Para completar aquel nefasto cuadro entonces comenzó a gestarse un movimiento negativo que ocasionó importantes daños al movimiento obrero internacional: el trotskismo. Desde 1.912 León Trotski había enfrentado a Lenin y los bolcheviques tratando de formar un movimiento conocido como el “Bloque de Agosto” en Rusia.
Luego de la muerte de Lenin comenzó a orientar su trabajo hacía la división política y sindical de la URSS, creyéndose por encima del partido y como todo ególatra se pensó en el brillante y digno sucesor de Lenin, concluyendo en lo que todos sabemos, que el trotskismo terminó convirtiéndose en una falsa corriente política que trataba de barrenar la obra realizada por Lenin, los bolcheviques y los mejores dirigentes obreros y a pesar de extender sus actividades fuera de Moscú y de usar fraseología leninista, fracasaron y finalizaron confesando públicamente sus relaciones políticas con el imperialismo japonés y alemán.
Luego Rito Esteban nos pasea por el gobierno laborista inglés, la unidad del proletariado francés hasta llegar al frustrado intento revolucionario alemán que veremos con más detención. Alemania estaba arruinada y envilecida a causa de la guerra y la traición de los socialistas. Ese país era la piedra angular de la revolución en Europa con la liquidación del Káiser y su imperio. En ningún momento como ahora el poder político estuvo tan al alcance de la clase obrera, con las mejores condiciones objetivas para desarrollar el socialismo.
Prusia baluarte del imperio estaba en manos de la socialdemocracia alemana con los votos del pueblo. Baviera como estado, estaba más adelantado con un gobierno presidido por Kurt Eisner que junto a Liebknecht y Rosa Luxemburgo conformaban la minoría de socialistas opuestos a la guerra. En Austria la dinastía de los Habsburgo caía ante el socialismo bajo la dirección de Otto Bauer y Frederick Adler. Toda la Europa central estaba controlada por la socialdemocracia que detentaba el poder ampliamente. En Hungría se creaba un régimen soviético dirigido por el comunista Bela Kun. Era el momento de revertir aquel régimen imperialista azotado por sus guerras, para un gobierno proletario.
Sin embargo el problema era que aquellas fuerzas socialistas, no estaba decididamente a favor de las masas populares, eran para ellos simples comparsas a los movimientos más no ponerlos al frente del Estado revolucionario. Y nuevamente esas masas fueron traicionadas por sus líderes quiénes al frente iba dejando que los imperialistas reconquistaran los frentes perdidos, al mismo tiempo que salvaban de la hecatombe los intereses en juego del capital financiero, los monopolios y la casta militar prusiana. Una vez más los obreros fueron sacrificados en las crisis para favorecer a los capitalistas. Aquella situación despertó airadas protestas entre la juventud socialista, dirigidas por Liebknecht y Rosa Luxemburgo que formaron el movimiento espartakistas que se batió heroicamente en defensa de la revolución proletaria, pero el poder capital asesina a estos líderes y a Kurt Eisner, así como a muchos representantes genuinos del pueblo alemán. Un repugnante espécimen socialdemócrata llamado Noske dio un baño de sangre a la Alemania pre nazi, mientras las cárceles se llenaban de proletarios honestos notables como el caso del escritor Franz Mehring, excelente biógrafo de Carlos Marx a quién “suicidaron” los esbirros de aquel gobierno. Se había servido la mesa para que años después floreciera el nazismo. De nada valieron los esfuerzos de los socialistas obreros por revertir aquella infernal situación, las huelgas fueron rechazadas a sangre y fuego, de este modo y gradualmente la revolución fue retrocediendo llevada de la mano de una dirigencia podrida vendida al capital.
En 1.823 salía Alemania de la crisis de la post guerra, con un horizonte sin pretexto pacífico aparente, la economía estaba en bancarrota, la moneda devaluada, el mundo proletario esperaba con ansias el salto definitivo de la revolución proletaria que derrocara al capitalismo alemán. En Ruhr las grandes empresas industriales levantaron luchas huelguísticas de envergadura, en el mes de agosto alcanzó su máxima expresión cuando Sajonia, Silesia, Halle, Merseburg entraron a la huelga, el paro obrero se extendía como reguero de pólvora en toda la nación. Según estadísticas hubo 2.209 huelgas que afectaban a 31.611 fábricas con 2 millones 617.956 huelguistas. No obstante el poder no pudo ser tomado, una nueva traición impidió el golpe decisivo. Ante aquella situación surgen los nazis que apadrinados por los magnates de la economía se sirvieron de aquellos pandilleros arrebatados, para buscar la salida contrarrevolucionaria que necesitaban. E inmediatamente financiaron al figurón de Hitler hasta el delirio y le proporcionaron cuadros para organizar los grupos armados de base. Los obreros se organizaron como la guardia roja proletaria armada, sin embargo los nazis tenían la protección del gobierno nacional democrático. Se organizó una jornada anti fascista sobre la base de la unidad socialista y comunista, pero todo falló ante una unidad inestable, hubo traiciones y despistes y poco a poco el movimiento obrero entró en barrena que lo llevaría al sitio planeado por los imperialistas, declararon ilegal al partido comunista y se llevaron presos a miles de obreros revolucionarios presentando a los tribunales a 6.345 por delitos “sociales” que acumularon 4.670 años de prisión correccional.
Los trabajadores desmoralizados en masa abandonaron las filas sindicales, cundía el desaliento en todos los obreros. Solamente se mantenía en posición revolucionaria los núcleos juveniles “espartakistas” y el partido Comunista.
Sin embargo ya el nacional socialismo estaba desparramado por toda Alemania permeando la masa con un derroche desenfrenado de demagogia para formar la base “popular” de aquel monstruo concebido por el imperialismo para salvaguardar sus intereses. Aún así los metalúrgicos berlineses desarrollaron una imponente huelga donde 130 mil obreros se enfrentaron sin temor al ya avanzado imperialismo nazi. Una vez son traicionados por los líderes que entregan la solución del conflicto al Ministerio del Trabajo, Esteban dice que aquel acto fue como entregar el alma al diablo.
Las fuerzas revolucionarias guiadas por el partido Comunista siguieron presentando luchas tácticas parciales Ernesto Thaelmann fundó la “Organización Antifascista de Combate” enrolando a miles de trabajadores, en víspera del ascenso de Hitler al poder se declaró una huelga de transporte en Berlín con la participación de 20 mil trabajadores unidos por encima de sus preferencias políticas y obtuvieron un triunfo parcial que no fue completo puesto qué los jefes socialistas alemanes Otto Weis y Teodoro Leipart, como dirigentes sindicales declararon no estar de acuerdo con dicha huelga porque sería Anticonstitucional puesto que Hitler, había llegado legalmente al poder.
Así de podrida estaba la Alemania Nazi siendo ésta razón suficiente para darle paso al fhürer Adolf Hitler.
Luego Esteban nos habla someramente del fascismo italiano y luego de los sindicatos norteamericanos y vuelve sobre la España y sus vicisitudes revolucionarias y la posición proletaria durante la II guerra mundial, ya para finalizar nos muestra un compendio bien significativo de todo el libro que él llama recapitulación.
Allí Rito Esteban nos señala que la lucha de clases y el movimiento obrero consecuente se rige por leyes sociales precisas, la conseja de casualidad de las causas y los acontecimientos fortuitos son imposibles de darse como procesos de fenómenos particulares. Por tanto a través de las páginas contenidas en éste libro se establecen las experiencias históricas como ejemplo del gran proceso histórico de la lucha de clases, siendo sus principales conclusiones. Cito:
La rebeldía del hombre nace con su opresión.
Los oprimidos unen fuerzas necesarias para dar la lucha contra sus opresores.
La unión conduce a la organización de las fuerzas revolucionarias.
La organización requiere de máxima disciplina, método y dirección adecuada para avanzar a la emancipación proletaria.
Estos factores son usados por la ley de la necesidad humana y por comprensión de razonamiento.
La clase obrera entra en las luchas de clases desde su nacimiento, sin tener conciencia de sí misma. En medio de fracasos y derrotas avanza condenado a cargar sobre sus hombros su explotación por los capitalistas, luego por estudios se nutre de fundamentos teóricos que pueden llevarle a la emancipación necesaria.
Pero esto no basta, hemos visto a través de las páginas del libro de Esteban que es obligatorio aparte de la suma de fuerzas, una organización que guie al movimiento obrero, pero aparte de ello debe tener una dirección capaz, audaz y revolucionaria. Los líderes del movimiento organizado no pueden siquiera equivocarse.
Cualquier error de un dirigente puede causar daños catastróficos al proletariado como masa, claro que como seres humanos somos imperfectos y susceptibles de errores, con lo expuesto queremos decir que es necesario la discusión de los problemas a resolver, a fin que en todo caso no sea responsabilidad de un solo hombre la decisión tomada, sino la decisión de un colectivo de la dirección puesta democráticamente al frente del organismo sindical. Dice Esteban que las masas generan sus propios líderes que a su vez revierten a éstas los frutos logrados por sus actividades creadoras, por sus conocimientos y experiencias para superar el estado de las masas. Y está probado a través de la lectura de éste libro que la única forma segura de avanzar hacia el socialismo es a través de la teoría científica del marxismo – leninismo, demostrado por los pueblos que erradicaron el régimen capitalista.
El sindicalismo en contra de la vieja conseja que solo debe inmiscuirse en asuntos laborales, se obliga a tomar las luchas políticas de su país. Las necesidades de la vida moderna reclaman la constante y directa intervención del movimiento obrero como fuerza poderosa más que otra alguna en la sociedad, en la producción, la distribución y la administración de todas las riquezas nacionales. El movimiento obrero es político pero no a la manera de los partidos. Su política está limitada al campo sindical. Debe ser independiente para representar genuinamente a los obreros. Cuando el movimiento sindical deviene dependiente se convierte en apéndice, generalmente del imperialismo que lo remolca por medio de líderes traidores, como ya hemos visto a lo largo de la historia.
Estamos en el umbral de una nueva vida, los sueños del socialismo utópico se han desvanecido; ya no es una esperanza, se ha convertido en una realidad palpable. La fiera imperialista brama con rabia en su cubil, pero es impotente para determinar un cambio favorable a su situación cada vez más precaria y vacilante.
Muchos son y mucho tienen los desposeídos del mundo, en sus manos está cuanto se crea y se forma para la vida, la clase obrera sostiene al mundo con su actividad creadora. Su fuerza es inmensa, su energía es poderosa, concentrada, organizada y si se dirige a un objetivo común de progreso y emancipación es totalmente invencible.
Concluimos éste artículo con las sabias palabras de Marx cuando nos aconseja: PROLETARIOS DEL MUNDO UNIOS.

Alfredo Aguilar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.