Art12 EL EDUCADOR SOCIALISTA A Bigott.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Art12 EL EDUCADOR SOCIALISTA A Bigott.

Mensaje por Alfredo Aguilar el Mar Ago 13, 2013 8:57 pm

Art12 EL EDUCADOR SOCIALISTA A Bigott.
Alfredo Aguilar
Pitiyanqui, yanquicito, algo que quiere ser yanqui pero no logra serlo, una larva con alas tan rudimentarias que no alcanza el vuelo, esa es la descripción que hizo don Mario Briceño Iragorri de los apátridas que siempre han pululado en nuestro suelo, por cierto cuando Mario Briceño aplicaba este concepto los pitiyanquis aludidos se ofendían quizás por respeto  a sí mismos y eran pitiyanquis o apátridas solapados por temor al rechazo de la mayorías, que pensaría don Mario de los pitiyanquis modernos que no solo lo aceptan sino que también se ufanan de ello, prueba tenemos en declaraciones, entrevistas, videos y hasta fotos enseñando las rodillas quizás rojas por haber estado hincadas, pero en fín los pitiyanquis de hoy se han multiplicado, claro hay mucho dinero para eso, por tanto no es de extrañar que cada día se sumen con sus manos blancas y sus nalgas rosadas a la fila de aspirantes a ser reconocidos por alguna de esas Ong´s que tanto dinero reparten para buscar el mundo feliz del sueño americano que para muchos criollos, de los que emigran tras él, termina siendo una pesadilla gringa.
La alienación del hombre moderno de las directrices imperiales ha invadido impresionantemente todos los estratos sociales incluyendo el que menos debería por la responsabilidad de sus postulados, La educación.
Existen educadores alienados no lo podemos negar ya que vivimos inmersos en un mundo de consumo feroz que Erich From ha catalogado a ese sujeto como el “homo consumen”. Es un deber de estos educadores desalienarse, pero eso solo sucederá cuando despierte en nuestras conciencias que se debe impulsar el nacimiento del hombre nuevo que dijo el Ché, aquel que un día transitará libre las grandes alamedas con las que soñó Allende. Los educadores estamos llamados a incorporarnos al proceso liberador, junto al obrero explotado, al campesino sin tierras, para alcanzar el estado ideal donde cada hombre tenga el pan del tamaño de su necesidad. Bigott dixit.
Abrimos éste artículo con la definición de pitiyanqui que hace don Mario Briceño Iragorri de esa palabra de su invención por allá a mitad del siglo XX, sin embargo es para citarla más adelante, porque a pesar de haber estado de moda mucho tiempo, cayó en una languidez de abandono hasta que el comandante eterno la sacó del olvido y la puso en circulación nuevamente.
Bigott dice que éste trabajo es para consumo de educadores, maestros explotados en un país de tantas paradojas estructurales.
En su primera llamada resalta la definición de estudiante que tienen muchos educadores de estrechez de pensamiento, donde creen y aseguran que éste es una estructura vacía que precisa ser llenada de números y conceptos. Y a su vez el maestro es un sujeto que vivió el mismo proceso de acumulación acrítica de números y conceptos.  El autor considera y nosotros igual, que la educación es como el mundo de los negocios y aquí entra el concepto del Líder William. Martínez: que algunos educadores cuando piensan en el postgrado no lo hacen por superación personal, ni por un postulado que sería el deber ser, lo hacen pensando en el 33% de incremento salarial.
La educación actual domestica al hombre, cuando la verdadera finalidad y razón de ser es liberar y desarrollar al individuo. Para nadie es un secreto la colonización a la que han estado sometido nuestros países desde la invasión española en el siglo XV. Cuando nos sometieron con la espada y  la cruz, la espada como la fuerza coercitiva y la cruz como la coerción mental por temor a Dios. Cuando Bartolomé de las Casas a pesar de ser defensor de los indígenas ante el maltrato español, nunca reconoció su condición de humanos, particularmente creemos que, según su criterio fue el primer protector de los animales en éstas tierras nuevas.
Hasta la llegada del comandante Chávez nuestros modelos educacionales eran elaborados en otras latitudes, de allí deriva la campaña difamatoria del diario “El País” un pasquín español de cotidiana circulación que se ha encargado de difamar tanto a la revolución bolivariana, a la figura del comandante eterno e inclusive a nuestra nación, por la sencilla razón de que ese pasquín es un brazo de la editorial “Santillana”, quién por negocios gubernamentales puntofijista fue encargada por cuarenta años de diseñar, editar y comercializar millones de textos escolares que se vendían en Venezuela y que el ministerio de educación no solo aceptaba sino que obligaba a los padres y representantes al consumo de estos libros. Así era como operaba la implantación de modelos educacionales elaborados en otras latitudes, cuya verdadera  formalización se encuentra en la necesidad del capitalismo mundial de mantener la relación colonial y neocolonial, el avasallage y la transculturización. Ocultar, distorsionar nuestro pasado, evitar que encontremos nosotros mismos nuestras fuentes históricas como ingrediente fundamental de la neocolonización
Bigott, se ubica en el libro en la primera mitad del siglo XX y nos habla de la neocolonización impuesta desde el momento que comenzó la explotación del petróleo, y junto a las altas torres que desgarran la tierra para extraer el crudo, nos viene el lenguaje, arma letal de la neocolonización. El papiamento verbal del okey, del míster del fain de los estados unidos que según Briceño Iragorri, se ha convertido en poco tiempo en el papiamento de conciencia y en ese proceso de sustitución se correlacionan elementos culturales que confunden a un sin número de personas que creen que las transnacionales son nuestras y se alegran al ver en una película hollywoodense, al héroe de moda con una botella de coca cola en la mano.
Nada de extraño es para un neocolonizado que la mediática utiliza la figura de próceres o personas de aceptación popular como los artistas, incitando al consumo. Allí el autor nos señala que en una tira cómica del mal nacido y mal muerto Disney aparece un perro que lleva el nombre de Bolívar, algo aceptado con cierta naturalidad, porque previamente ha habido alianzas de los capitalistas extranjeros con grupos oligárquicos nacionales. Con respecto a esto, he de decir que hace mucho tiempo leí sobre ese perro de una caricatura de Walt Disney y tuve la satisfacción personal, que el comentario lo hizo el dibujante chileno que llaman. Pepo autor de Condorito y él nombrado Pepo en ese entonces se sintió indignado y en consecuencia a sus personajes de Condorito añadió un perro al que llamó Washington.
El proceso de neocolonización en el niño desde sus primeras letras, tiene como centro de generación su maestro en primer lugar, después viene los textos y los materiales que usa, sin tomar en cuenta que sus padres son parte de la neocolonización programada. Todo esto aunado al bombardeo mediático a que es sometido todo el tiempo por la propaganda generada en los medios de comunicación, la iglesia, las asociaciones, los centros de reunión etcétera logran producir un mecanismo de despersonalización del individuo que no puede identificar sus tradiciones puesto que se las ocultan, ni puede despertar su idiosincrasia porque la ignora. Este niño está a temprana edad zombificado y es una estructura fértil para absorber el bombardeo mediático que lo mantendrá zombi por el resto de su vida si no consigue lo que Bigott califica como la sal rehabilitadora que le devuelva el espíritu secuestrado, la vida  o sea, que le despierte la conciencia. No existe explotación económica sin la complicidad del proceso de despersonificación y de anomia cultural. Hasta las simplezas como el despilfarro, el desperdicio la poca conciencia que tenemos del reciclaje y el solo hecho de lanzar un papel a la calle son factores que refuerzan esa conciencia neocolonizada.
En esta Disneylandia del consumo, el maestro también pasó por ese proceso de zombificación a través de la televisión, la radio, la prensa y el cine,  la iglesia, los partidos políticos, se le ha ilustrado un país que no es real. Siempre se le ha dicho que su patria es rica en recursos renovables y no renovables. A ese maestro y a esos alumnos se les ha enseñado que el petróleo así como el hierro, se extrae de nuestros suelos y subsuelos, luego es llevado a los estados unidos como culminación de un simple mecanismo comercial, sin decirle que más del 80 % de la actividad es controlada por las empresas norteamericanas y sus efectos colonizadores permean a toda la población.
En nuestro país para el momento que Bigott produce este excelente documento histórico, no hay una sola forma de producción y comercio que no esté penetrada por consorcios extranjeros. Lo que usted quiera pensar, allí está metida la mano capitalista extranjera, en este texto encontramos dos páginas completas de nombres de empresas extranjeras y que nos son familiares porque hemos nacido y crecido oyendo y viendo sus logos y presentaciones como si nos pertenecieran realmente. Desde la banca hasta la producción de alimentos y cuando el capital extranjero está combinado con capital nacional, se convierten en una manera absurda de penetración porque estos son los pitiyanquis, venezolanos que piensan en inglés y que primero está su empresa generalmente transnacional, que la salud de todo un pueblo, sino vean la actuación del bastardo que se hace llamar Lorenzo Mendoza y sus empresas Polar, cuando pretendiendo quebrar el espinazo de la revolución somete al pueblo en general a una escasez artificial de casi todos sus productos, siendo ellos el monopolio alimentario de la región, y decimos casi todos, porque lo que nunca falta es la cerveza, producto bandera de ese miserable consorcio, allí hay una zombificación colectiva, porque han logrado penetrar la conciencia de un puñado de venezolanos que trabajan para ellos que no se dan cuenta de la manipulación a que son sometidos, aparte de la diaria explotación y que salen a protestar (Todos somos Polar) contra el gobierno cuando éste pretende llamar a reflexión al miserable de Mendoza (cuestión que considero absurda) porque no puede reflexionar a favor del venezolano un individuo que piensa en inglés, no puede pensar a favor del pueblo un zombificado pomposo, porque estos sujetos son educados allá en el nido de la serpiente imperial. Particularmente yo emularía al Comandante eterno: NACIONALÍCESE
Es preciso descolonizar a los educadores para que así vaya reinvirtiéndose un proceso que empezó hace más de un siglo. Es preciso formar al hombre nuevo pero para ello necesitamos entender que nosotros mismos estamos neocolonizados.
Bigott, hace un análisis presuntamente en los años cincuenta cuando en quinto grado de educación primaria el alumno veía entre historia de Venezuela y Universal más de quinientas páginas de sus textos. Hoy apenas suman 92 ambas materias. Con esto no quiero decir que antes era mejor, no, la banalidad con la que se ha manejado la historia en todo su desarrollo ha sido inducida, hemos sido desarraigados y despersonalizados desde un principio, allí nos decían que cuando vino Colón a traernos la civilidad apareció en la tierra una nueva raza, los indios. Habrase visto tamaño desatino, esos cerebros que desarrollaron esos textos no eran estúpidos, eran zombis, según ellos nuestros aborígenes aparecen porque el loco genovés se aventuró a venir sino no fuéramos personas con identidad. Para desarraigarnos nos pintaron héroes de mármol en un pedestal alto donde parecen dioses griegos en un Olimpo inalcanzable, seres sujetos a leyes divina que ni sangraban, ni sudaban, ni padecían y para alejarnos más de ellos, los falsos historiadores como Guillermo Morón, Arturo Uslar Pietri y casi todos los encumbrados como ensayistas de la historia, nos atiborraron de batallas confusa y de fechas patrias para marearnos, al punto que es casi normal oír decir a una gran mayoría de los educandos: A mí no me gusta la historia porque es muy fastidiosa.
El educador neocolonizado fue preparado para multiplicar la neocolonización en el educando, que a su vez será un neo colonizador de nuevos educandos, de allí que particularmente considero que un neocolonizado necesariamente es un neo colonizador. Es necesario que éste educador neocolonizado mute a la fase de despertar de conciencia que le permita convertirse en educador – investigador – agitador.
Ahora bien, el proceso de neo colonización no es un simple proceso exógeno a las clases sociales que se encuentra entre nosotros, no es un proceso externo de grupos ni de individualidades, es un proceso total de nuestro desarrollo social como nación, que permea a todas las manifestaciones que hacen vida en nuestra sociedad, por ello debemos excluir por absurda la idea de que la neocolonización es un proceso estricto del imperio mediante un centro neo colonizador y una periferia neo colonizada. Sin la complicidad y la militancia activa de grupos políticos y sociedad interna, esto sería una abstracción, una irrealidad. De allí que para revertir radicalmente la neo colonización es necesario despertar la conciencia de cada uno de nuestros colonizados y por supuesto el único medio de romper esas cadenas es a través del estudio. En nuestras manos están los textos con la sal revitalizadora que dice Bigott.  Necesario es para nuestra salud, leerlos, interpretarlos y multiplicar aguas abajo lo aprehendido, siempre que tengamos conciencia de nuestra posición en éste arduo tablero de la sociopolítica.
Terminamos este artículo con las reflexiones con que empieza Bigott su acertado texto: El mundo de la educación es como el mundo de los negocios (el día de hoy) mientras más rápido llenemos los requisitos (aprendamos lo que nos enseña el maestro) para vendernos en el mercado de las ciencias producción capitalista, más rápido ascenderemos en la escala del éxito y del billete grande.
Nota: Los entrecomillados ( ) son nuestro.
Chávez vive.

Alfredo Aguilar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.