Art 11 GESTIÓN DIRECTA Y DEMOCRÁTICA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN EN LA COYUNTURA TRABAJADOR EMPRESARIO.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Art 11 GESTIÓN DIRECTA Y DEMOCRÁTICA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN EN LA COYUNTURA TRABAJADOR EMPRESARIO.

Mensaje por Alfredo Aguilar el Mar Ago 13, 2013 8:58 pm

Art 11 GESTIÓN DIRECTA Y DEMOCRÁTICA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN EN LA COYUNTURA TRABAJADOR EMPRESARIO.
Alfredo Aguilar
En éste libro conseguimos una serie de artículos cuyos autores son diversos trabajadores de las empresas básicas que vuelcan allí sin cortapisas sus opiniones y experiencias de estos años de lucha tras la consecución de sus reivindicaciones salariales. Opiniones muy valederas de obreros sidoristas que por quince largos años fueron explotados por las transnacionales del acero.
En este compendio de pliegos obreristas conseguimos inclusive opiniones desfavorables a los esposos Kirchtnert de Argentina ya que la empresa Ternium del país austral aprovechando las buenas relaciones de nuestro gobierno con el gobierno sureño dejó correr mucho tiempo el problema reivindicativo hasta que el comandante Chávez entonces presidente en ejercicio decidió nacionalizar a Sidor. Incluso también hay allí intervenciones de los trabajadores en abierta protesta a Yánez Rangel como presidente de la CVG, porque consideran que su enfoque ha estado en abierta contraposición a los intereses de los obreros. Definitivamente esta empresa del estado ha sido desde su creación la cueva de Alí Babá para los que han pasado por su presidencia
Estos obreros en la presentación de éste libro nos relatan que sus luchas y los objetivos logrados no son productos de consignas, esto les ha costado debatir a veces en franca minoría y llevar sus luchas e ideas a la praxis concreta de la calle, para que el socialismo deje de ser consigna y se convierta en realidad. Y esa realidad social ocurre en cuanto sean los obreros y obreras quienes asuman la gestión y control de las empresas nacionalizadas, es preciso producir el quiebre de las relaciones de producción del sistema capitalista, pero a su vez desarrollar modelos de gestión que eviten la catástrofe financiera de las nuevas empresas recién nacionalizadas.”Hoy el reto es superar el debate maniqueo, a veces infantil entre el modelo sindical, de consejo de trabajadores o de autogestión. Se trata de construir modelos de gestión obrera que respondan a las realidades y retos del siglo XXI”
En el año 2.007 tras asumir su segundo mandato, el presidente Chávez trazó línea asomando lo que sería realidad en múltiples nacionalizaciones en diversas áreas estratégicas, en ese año anunció la renacionalización de la CANTV, tras una transacción típica de mercado de capitales.
Mientras se hacía realidad las renacionalizaciones de Telefonía, petróleo y electricidad, se desarrollaba un fuerte conflicto entre los trabajadores siderúrgicos del estado Bolívar y la multinacional Ternium de origen Ítalo – Argentino. Pero a pesar de ser un conflicto netamente por el contrato colectivo la multinacional Ternium amparada en la excelente relación del gobierno de Cristina Kirchtnert, mostró una prepotencia que no resolvería la situación entonces los obreros y el pueblo de Guayana mostraran todas sus fuerzas pidiendo la nacionalización de la antigua SIDOR, una de las acerías más importante de América Latina. Y apenas en abril fue lo que se consideró la primera nacionalización en “caliente” es decir producto del conflicto adelantado por los trabajadores.
El sector de puertos y aeropuertos pasan a control del Estado y también pequeñas y medianas empresas a punto de quebrar porque sus dueños con la excusa de la crisis y presionando para recibir dólares preferenciales así lo habían decidido, estas estaban dedicadas fundamentalmente a la producción de alimentos.
Las palabras del presidente entonces fue: “Todo lo que fue privatizado nacionalícese” y esas palabras se han convertido en un debate político sobre cómo encarar la transformación de las relaciones de producción capitalistas en relaciones de producción socialista.
Por medio de la ley habilitante se adelantaron todas la nacionalizaciones expresamente en el área petrolera a partir del 1 de mayo del 2.007. Todas las empresas acataron excepto la Exxon Mobil que demandó a Venezuela en tribunales internacionales, demanda que no prosperó. También se nacionalizó el gas, la electricidad, las cementeras y además empresas menores del sector alimentos, una planta lechera y una compañía de frigoríficos y también decretó empresas de utilidad pública algunas empresas que pasaron a ser propiedad de los trabajadores, así como también se expropiaron numerosas fincas agrarias a lo largo y ancho de la geografía, también se expropió la procesadora de sardinas La Gaviota, la fábrica de café Fama de América etcétera.
Luego de la caída de Pérez Jiménez, comenzó el desmantelamiento de las grandes empresas por el estado, la idea era dejar de invertir en esas empresas para que por efecto de la desidia comenzaran a deteriorarse y así brindárselas al sector oligárquico que generalmente son representantes de trans y multinacionales a precio de gallina flaca ya que los gerentes del “gobierno” no saben administrar, esa fue la conseja y así nos acostumbramos, decíamos las empresas en manos del gobierno quiebran porque sus administradores no sirven, eso para que funcione tiene que estar en manos del sector privado, claro todo aquello a lo largo de cuarenta años sistemáticamente fue mellando en la credulidad del pueblo venezolano y a veces pensamos que eso era así, claro también veíamos el clientelismo político y por ello a veces cocíamos de asnos con un gran poder al frente de una empresa y hasta suspirábamos aliviados al ver que la vendían al sector privado, claro eso fue más que todo en los últimos tres períodos de la cuarta república.
Sin embargo la aparición del fenómeno Chávez aparece a tiempo, cuando estaban a punto de vender la industria petrolera e inclusive el servicio del seguro social. O sea estuvimos a punto de estar en manos de las transnacionales en todo espacio.
Sidor llegó a tener en nómina 30.000 trabajadores y en el segundo gobierno de Caldera, apenas alcanzaban a 12,000, claro el desmantelamiento había comenzado en los gobiernos previos para complacer las exigencias del fondo monetario internacional.
La llegada de la revolución bolivariana fue un frenazo a las pretensiones del las transnacionales arropadas con el manto de los traidores apátrida de la oligarquía criolla.
Elio Sayago dice: estamos hablando de la transformación del ser humano en su dimensión individual, colectiva y social desde el punto de vista dialéctico. En éste orden de ideas se presenta a la Universidad bolivariana de los trabajadores “Jesús Rivero” (UBTJR) como una alternativa en construcción que facilita el proceso de inclusión de los trabajadores y trabajadoras, para lograr su protagonismo en la transformación socialista de las empresas del Estado venezolano y en particular de las empresas básicas ya que para consolidar este proceso de transformación de la sociedad venezolana.
Es necesario consolidar el proceso de transformación de la sociedad venezolana, con repercusiones sistémicas en el mundo, se hace necesario dominar el conocimiento que impacta a los elementos de la realidad en transformación, así como la elevación de la conciencia de las relaciones dialécticas de lo particular y lo general, de lo individua, colectivo y social, todo ello expresado en una organización dinámica que busque la sustentabilidad del proyecto transformador.
En esta batalla, por la felicidad de nuestros pueblos y la humanidad en sí, es que debemos analizar las crisis mundiales anteriores cuando los imperios capitalistas se aprovecharon de la I y de la II guerra mundial para recuperar sus tazas de ganancias y que la invasión a Irán, Afganistán, las guerras en África, el asesinato del coronel Muamar el Gadafi, el acoso al que está sometido Bachar al Asar, en Siria, son conflictos bélicos que usa el imperio para ganar dinero con la invasión y destrucción de los pueblos del mundo que luego reconstruyen y de paso salir de un montón de asesinos que ellos crean para sostenerse y mantener la industria bélica activa, industria que junto a la droga son las que más ganancias le reportan a esos bastardos imperiales.
Cada centro de producción debe convertirse en un centro de profesionalización integral de los trabajadores y trabajadoras para el ejercicio de la soberanía. Esa es la propuesta de la UBTJR, en éste sentido cuenta con una metodología de absorción técnica generada por los trabajadores desde sus experiencias en la construcción de prototipos, además reconoce y certifica el conocimiento del trabajador y trabajadora adquirido en sus prácticas habituales durante sus años en la industria. Y con el reconocimiento sino que además el proceso de acreditación de saberes fortalece de manera integral al trabajador o trabajadora acreditada. Esta propuesta de la Universidad bolivariana de los trabajadores “Jesús Rivero” rompe la estructura social del sistema capitalista en donde los medios de producción la educación y la ciencia van cada uno por distintos lados. Con esta dimensión se rompe con la división jerárquica entre el saber y el hacer y se entra en el camino de la independencia tecnológica por medio de atraer, aprender y desplegar la tecnología para la liberación de clases y la emancipación popular. Al asumir la industria como centro de profesionalización integral ahorra gastos por adiestramiento y capacitación en una universidad tradicional. En éste sentido es función de UBTJR debe diseñar políticas y mecanismos que fortalezcan sus vínculos de integración con el resto de las instituciones de educación superior que existen en el país.
El paro y sabotaje petrolero en lugar de hacerle daño al país, que si le hizo, aceleró la concreción de un sistema que caminara favorablemente hacía el socialismo. Nuestros obreros y trabajadores patriotas como un solo hombre asumieron la industria como propia y lograron amortiguar lo que pudo haber sido una catástrofe que obligara al presidente dar marcha atrás o defenestrarle de Miraflores y el poder. Dice Marta Harneker que ella oyó a Fidel en una Asamblea del Poder Popular decir que el socialismo aún no había hallado reemplazo del látigo capitalista para motivar la producción. Sin embargo el asumir de los trabajadores venezolanos la industria petrolera como propia, fue antes que el presidente anunciara que debíamos marchar hacia el socialismo, no obstante cuando los trabajadores toman el control y el gobierno decide hacerles partícipe de la industria muchos de estos trabajadores principalmente de los puestos de mandos y medios, practicaron todas las aberraciones heredadas de la cuarta república, No obstante la experiencia nos dice que para que haya un mejor control en estas empresas es necesaria la participación de la comunidad organizada porque al fín y al cabo esas empresas la petrolera como la eléctrica e inclusive la telefonía como empresas básicas son del estado por tanto nos pertenece a todos.
Ya el presidente Chávez una vez dijo que el socialismo debería tener tres aristas y son: la propiedad socia de los medios de producción, la gestión obrera de la producción y la sociedad solidaria, donde la producción sea en base a la necesidad de los seres humanos.
Viviremos y Venceremos.

Alfredo Aguilar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.