Transformación de la Educación en Venezuela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Transformación de la Educación en Venezuela

Mensaje por Alfredo Aguilar el Mar Ago 13, 2013 9:18 pm

Transformación de la Educación en Venezuela
Alfredo Aguilar
A. Ponce
La comunidad primitiva estaba conformada por tribus que compartían por igual todos los bienes, era un comunismo primitivo. No existía ningún tipo de discriminación y no existían rangos sociales, igual era el hombre a la mujer y los niños inclusive. La educación entonces se basaba en el aprendizaje cotidiano y el niño tenía una dependencia paterna hasta los siete años aproximadamente.
Llegado a esa edad pasaba a colaborar dentro de la comunidad con labores de adulto. No tenían religión, sus creencias eran difusas puesto que vivían en perfecta cosmogonía con su entorno. Sin embargo quizás el ocio en algunos de sus elementos, o quizás por evolución o accidente comenzaron a incluir a los animales en las tareas cotidianas y perfeccionaron las herramientas, produciendo así más de lo que pudieran consumir y así comenzaron a acopiar bienes. Entonces en los enfrentamientos entre tribus en algún momento deciden esclavizar a los prisioneros en lugar de sacrificarles y así disponer de mano de obra que les dio incluso más tiempo de pensar y perfeccionar su ritmo de vida.
Una vez establecida la esclavitud comienza a generarse la lucha de clases, por dos razones, una, ahora la tribu tenía gente ajena a ellos y dos, porque estos estaban sometidos y por tanto eran tratados como inferiores, en tanto que aquella propiedad común, ahora era privada.
Así pues quién mas riquezas acumuló, más poder adquirió. Este señor que comenzó a destacarse dentro de la comunidad, buscó nuevas formas de acopio llegando inclusive a hacerse explotador de sus propios congéneres más débiles. La mujer que hasta entonces se había mantenido en igualdad de condiciones pasa en un segundo plano a ejercer el papel de servidumbre ya que subsume sus

derechos ante el hombre que la segrega del trabajo productivo social y solo la ocupa en las tareas domésticas. Comenzando así
Una sociedad organizada sobre la propiedad privada, (según Marx) “allí nace el germen de todas las contradicciones de la sociedad actual, un esposo autoritario que representa la clase que oprime y una esposa sumisa que representa la clase oprimida”.
En la transición del hombre primitivo al antiguo también en consecuencia, aparece la religión con sus dioses, la educación secreta de las clases dominantes y un patriarcado generalmente con intereses contrarios al interés grupal. En la medida que aquella clase fue creciendo precisó de crear algo que asegurara su permanencia, entonces nace el Estado, que domina la educación imponiendo así la clase de formación a recibir el colectivo, la religión como brazo opresor a través del miedo a un castigo divino y las milicias brazo armado y legal para aplastar y desaparecer a los contrarios a esa hegemonía naciente.
Ponce cita en su ejercicio a Roma, donde los patricios acumulaban el poder por sobre los plebeyos que aunque con la figura de libres les estaba prohibido siquiera aspirar una posición dentro del gobierno. Los hijos de los nobles se educaban en un principio en las labores agrícolas ya que como estaban convencidos que toda riqueza venía de la tierra, amasaban poder acumulando latifundios.
Por supuesto los privilegiados patricios se mantenían por poseer mejores armas y mejores caballos asegurando así mejores puestos en el ejército logrando el sueño de todo romano noble, poseer muchas tierras, tener dominio sobre el arte de la guerra y ser buen orador, esto último lo aprendía el joven noble asistiendo a los debates que adelantaban en el senado, allí disponían de bancos donde los muchachos patricios se sentaba a oír y ver cómo actuar cuando a ellos les tocase la conducción del estado, luego un esclavo con cierta


cultura les enseñaba ciertas cosas necesarias para defenderse, porque cuando les tocara ir a protagonizar los debates igual llevarían sus propuestas escritas y solo las leerían por eso los más hábiles en la oratoria se destacaron tanto para la historia. En esa Roma imperial se incrementó la esclavitud debido a las invasiones para expandir sus territorios, después de la segunda guerra Púnica el número de esclavos llegó a duplicar el número de libres. Nada más la conquista de Julio César sobre Las Galias, representó para el estado un millón de esclavos.
Según Horacio un noble que poseyera diez esclavos solamente era un hombre arruinado.
A pesar que entonces se abren escuelas primarias la educación estaba dominada por la religión, a los prisioneros que pasaban a régimen de esclavos se les hacía ver que esa era la voluntad de los dioses y si aceptaban con nobleza y resignación aquella desgracia, estarían mejor. No obstante la grandeza de aquel imperio cuyas bases fueron echadas sobre la esclavitud termina desmoronándose por la propia esclavitud.
La mano esclava era exigida más cada día y cuando los pueblos conquistados dejaban de suministrar esclavos y riquezas, se les exigían más impuestos. La miseria fue creciendo de manera que los latifundios llenos de esclavos sin nada para sembrar dejaron de ser productivos y entonces sucedió que lo rentable, pasaron a ser los pequeños cultivos que exigían menos gastos por no demandar tanto esclavos para mantener, entonces el sistema esclavista comenzó a languidecer y no fue precisamente por piedad religiosa ya que la iglesia decía que “Sirviendo al amo sin reserva ni recelo evitaba caer en pecado”. Entonces parcelaron los grandes territorios y se los adjudicaron entre la nobleza y de ese reparto de parcelas y esclavos comienzan a emerger los feudos y con ellos los villanos y los siervos, estos llamados villanos eran descendientes de los colonos romanos, eran libres, no se vendían,


se ofrecían a trabajar la tierra a cambio de una parte de la producción.
En estas condiciones el villano solo reconocía sobre él la autoridad que él mismo escogía formando una especie de lazo contractual entre dos personas con diferentes necesidades, en cambio el siervo por ser descendientes de esclavos era propiedad del señor y nunca podía abandonarle.
El villano incluso podía avasallar a siervos para que le trabajaran, siendo así que el fruto del trabajo de muchos siervos pasaba a manos de los villanos, de estos al castellano, del castellano al barón, de éste al vizconde, luego al conde, del conde al marqués, del marqués al duque y del duque al rey. En esta larga sucesión jerárquica significaba avasallar al inferior y avasallarse ante el superior. Siendo el superior el rey, aunque entre iguales no faltaban los combates y las guerras. Pero ante todos, inclusive ante el rey había un poder omnipotente y era el de la iglesia porque inclusive cuando se iba a proponer en el Senado alguna ley popular, bastase que algún augur dijera ver en el cielo
una señal considerada por éste como desfavorable para ser desdeñada y no discutida, inclusive ni siquiera se reunían.
Y mientras el esclavo era aplastado por el amo y el siervo avasallado por el señor. Los Urosa Sabinos de entonces decían que “todos los hombres son iguales a los ojos de dios”, por ello no importaba lo que pasara en la tierra, porque eso lo arreglábamos allá en el cielo. La iglesia tenía el control de todo, incluso fungía de Banca prestando dineros tanto a particulares como al estado con la garantía que si un campesino no podía pagar la iglesia expropiaba sus tierras y sus bienes y si era el estado el que no pagaba, obtenía de éste excepciones y canonjías, acumulando cada día más poder. O sea se devoraba al campesino y era protegida por la realeza. Entonces mientras los nobles estudiaban y se preparaban para mandar, los esclavos, siervos y conversos se dedicaban a trabajar para ellos.


La única razón de la existencia de las escuelas monásticas era acercar a las masas a la doctrina cristiana y mantenerlas dóciles y sumisas ante dios, más no le enseñaban ni la lectura ni la escritura, porque según la iglesia “él analfabeta era resistente a las fatigas, por lo tanto las tareas largas y penosas las podían desempeñar sin problemas”. No obstante la ambición de los que detentaban el poder era inconmensurable y por lo tanto mantenían guerras constantes. Debemos entender que las guerras adelantadas por estos señores eran por codicia, al noble no lo movía el deseo de procurar fuentes de riquezas, si no la riqueza producida y acopiada. Su negocio era la guerra, aquel caballero investido por la iglesia y por la historia mal contada, como noble y leal defensor de peregrinos, viudas y huérfanos, era incapaz de labrar un pedazo de tierra con sus propias manos, pero sí saquear, robar y hacerse de prisioneros de importancia para cobrar rescate por ellos. La leyenda ha rodeado a éstos personajes de un halo de engaño que mantuvieron por mucho tiempo, la gente comenzó a entender la utopía de los caballeros andantes cuando Miguel de Cervantes da a la luz pública su Quijote de la Mancha. Por ello hoy comprendemos como Rodrigo Díaz de Vivar, el mío Cid, fue un fraude edulcorado por la historia mal escrita.
Entonces igual que pasó con los romanos que la sobreproducción de esclavos y su manutención en tiempo de crisis ayudó al derrumbe del imperio, los señores feudales comenzaron a salir de estos, dado el alto costo de sustento que ello significaba, dando origen a una nueva clase social: La Burguesía que aparece con el florecimiento de los burgos o ciudades, donde convergían campesinos, comerciantes y artesanos a intercambiar productos autorizados por los dueños de estos burgos a conveniencia porque aceptaban dicho comercio, haciéndose de una parte de la producción tanto de uno como del otro.
Esta clase social naciente estaba dispuesta a participar en paz y urbana, contraria a la vida guerrera y rural de la nobleza. La iglesia que siempre baila pegado con los intereses del poderoso se reformula y comienzan a
funcionar las escuelas catedralicias, quitándole la primacía a los monjes y pasando todo el control al clero secular y por ello la burguesía que no tenía intenciones revolucionarias porque no era una clase anti feudal, retarda tanto su ascenso que empieza en el siglo XI y no es hasta el siglo XVIII, cuando llega a su esplendor, entonces nacen las universidades como reunión de hombres libres que se propusieron el cultivo de las ciencias, mientras se acentuaban las contradicciones porque el cristianismo aseguraba que la tierra era plana, los califas de Córdova enseñaban la geografía con esferas, entonces la burguesía comienza a generar una atmósfera intelectual acorde y así como un aspirante a artesano tenía que pasar un tiempo como aprendiz, luego otro tiempo como oficial antes de llegar a maestro, en las Universidades, el burguesito que quisiera estudiar artes liberales adquiría paso a paso, en un proceso parecido el grado de bachiller primero, luego el de licenciado y doctor finalmente y como era un sistema extremadamente liberal las reglas las imponían los estudiantes al punto que determinaban los horarios y penalizaban a los profesores que incurrieran en una falta u error. La aparición de estas Universidades sirvió para hermanar a la burguesía con la nobleza y el clero consiguiendo con esta canonjías y beneficios que se le habían negado hasta entonces como la aceptación de los burguesitos a las órdenes religiosas, sin embargo la iglesia nunca fue desplazada a pesar de la iniciativa real como la de Federico I de fundar la Universidad de Bolonia en 1.158, La iglesia aún poderosa no se dejó desplazar. En aquel ascenso voraz comercial de la burguesía aparecen contradicciones que se oponía a la catedral y al monasterio y el burgués de toga a los señores de la espada o de la cruz emerge lo que se llamó: La escolástica que viene a marcar un compromiso cultural entre la mentalidad feudal en decadencia y la mentalidad burguesa en ascenso, la fe, el realismo por un lado y el nominalismo y la experiencia por el otro.
Entonces la iglesia al comprender que la cultura se estaba convirtiendo en una amenaza para su subsistencia, instaura “La Inquisición”, el
período más oscuro en la historia del hombre, donde en el nombre de dios sacrificaron a inocentes que solo estudiaba las ciencias, acusando de brujería a cualquiera que intentara investigar científicamente, y en consecuencia era llevado a la hoguera. La ciencia, las artes y la cultura en general entraron en un letargo debido al terror impuesto por la iglesia, las herejías y las innovaciones sufrieron un retraso, hasta Galileo Galilei fue conminado a desdecirse en público por su teoría y su famoso
“E purci move” ante la amenaza de la cicuta.
No obstante la llamada era de las invenciones y el florecimiento de la edad media estaba a punto de emerger empujado por la economía burguesa: “El Renacimiento” y es en Florencia donde emerge con ímpetu la naciente burguesía como clase social dominante. Sin embargo aquello no vino a modificar la situación de la plebe, que seguía siendo explotada y marginada. La iglesia católica mantenía su hegemonía religiosa por sobre todos, surgen tímidamente, pensadores racionales que a pesar de su condición de heterodoxos no eran incrédulos, porque esta categoría aparece más tarde cuando el mismo comercio y las cruzadas trajeron conocimientos del islamismo y el judaísmo. Surgen a escena los sofistas y en Roma los Retores, quienes venían creando la atmósfera adecuada para que surgieran los doctores. Aunque en las universidades solo estaban los hombres de fortuna, desde el rector, hasta el estudiante, todos tenían un denominador común, era usureros y a pesar de ello, vivían de limosna porque llevaban una vida muy dispendiosa. No obstante estos estudiantes burgueses desclasados y hasta nobles tenían muy claro su señorío sobre los pobres diablos. Mientras la burguesía más rica triunfaba en las universidades, la pequeña burguesía invadía las escuelas primarias.
A mediados del siglo XIII comenzaron a exigir escuelas primarias costeadas por el estado, Iniciativa que atentaba contra el control que la iglesia mantenía. Aspirar a dirigir las escuelas municipales era un desafío. Hubo de pasar dos siglos para conseguir éste triunfo laico. Pero el brillo del renacimiento no modificó un ápice la situación de los
explotados, la plebe, el vulgo seguían siendo menospreciados y segregados, en 1.500 un pensador italiano ortodoxo y erudito dijo: “Quién dice pueblo, dice loco, porque es un monstruo lleno de confusión y errores”. Así vemos como los humanistas también despreciaban al pueblo a pesar del intenso movimiento cultural desarrollado por el renacimiento.
Inclusive Martín Lutero que produce un cisma en la iglesia con 95 tesis en las que se apoyó la Reforma, atacó el tráfico de indulgencias y lucho contra el catolicismo que apoyaba el poder político No hizo mucho esfuerzo a favor de las masas campesinas. Lutero fue un reformista. Cuando el hombre feudal languidece, se erige el hombre burgués que aparte del apoyo del clero también tiene pólvora y armas. Pero los aventureros como Colón ya estaban haciendo viajes transoceánicos y a España llegan carabelas cargadas del nuevo dios: “El oro” Con él podremos hacer todo, hasta llevar almas al paraíso le dijo Colón a la astuta y mal oliente Isabel que según decires de la época estrenó en una oportunidad un traje blanco y no se lo quitó hasta que tenía color marrón claro.
El menguado reino de España precisaba de encontrar las prometidas rutas cortas para llegar a Indias porque la corte estaba quebrada sin embargo gran parte de las riquezas que entraban iban a parar a manos de la iglesia que siempre supo acomodarse al lado del poder, a ella no le importa el tipo de régimen de un país, a ella lo que le importa es amasar fortuna siempre bajo la sombra del poderoso, si no pregúntense porque a Juan Vicente Gómez le dieron la orden Piana, porque Pio XII, bendijo las tropas fascistas, y porqué pactó con Mussolini el tratado de Letrán.
En fin siempre la iglesia protege a sus aliados, acaso acá en Venezuela vemos la posición de los príncipes de la iglesia dando la espalda a los pobres en una franca confrontación al gobierno socialista. Razón tenía Alí cuando nos mandaba a buscar al cura de parroquia y obviar al cardenal.
No obstante el poder clerical, la mafia y todas las aberraciones conocidas incluyendo la pederastia, hacen causa común en esa cosa llamada Vaticano.
Diderot a finales de 1.700 se preguntaba Porqué la nobleza se había opuesto siempre a la culturización del campesino y luego se respondía él mismo: “Porqué un campesino que sabe leer, es más difícil de explotar que un paisano analfabeto” Diderot, reflejaba las aspiraciones de la plebe, la pequeña burguesía consiguió arrastrar bajo el impulso de Maximiliano Robespierre al mundo feudal aunque no tuvo mucho tiempo en sus manos el control y tan pronto como la burguesía llega al poder se vio que la humanidad y la razón que tanto pregonaba, era la humanidad y la razón burguesa.
En la Declaración de Derechos del Hombre después de la palabra “Libertad” aparece la palabra “Propiedad” entre los derechos “naturales e imprescriptibles” y para remachar el último artículo volvía a insistir que la propiedad era un derecho “inviolable y sagrado” y en 1.791 declaraba además que toda coalición obrera era un atentado a la libertad y a la declaración de los derechos del hombre. El esplendor de las palabras se convertían así en demagogia, la realidad mezquina salía a flote ante los intereses.
Las masas explotadas por la antigüedad y el feudalismo era la misma solo cambiaba el amo. A finales del siglo XV y comienzos del XVI aparece en la historia el “Obrero Libre” Igual que las ruinas del mundo antiguo liberó los esclavos, la ruina del mundo feudal liberaba a sus siervos.
Pero entonces la expansión de la industria necesitaba mucha mano de obra y allí estaban los obreros libres, entonces la producción no para el consumo, ya para la venta alcanza cierto desarrollo, aparece en el mercado una nueva forma de explotación. “El capitalismo”. Anteriormente el obrero lo que producía lo cambiaba por otro producto considerado de igual valor, pero al aparecer el nuevo régimen donde el capitalista compra al obrero su fuerza de trabajo, tasándole muy por debajo de su valor. Es decir el capitalista se apodera de parte del trabajo del obrero sin retribuirle nada, y el salario que paga a los obreros apenas le alcanza para subsistir y poder mantener sus fuerzas para seguir vendiéndole su trabajo en iguales condiciones.
Ponce hace un análisis de la pedagogía de Rousseau y analiza que no hizo nada por la educación de las masas si no por la del individuo ya que su método precisa de un personaje acomodado para recibir educación personal de un preceptor, recordemos que esa educación fue la que recibió nuestro libertador, claro él podía darse ese lujo porque era sumamente rico, también recordemos que el método de enseñanza de entonces era el de Lancaster que como sabemos era absurdo porque lo que hacía era multiplicar los errores y vicios aprendidos.
No obstante a mitad del siglo XIX la libre competencia exigía una modificación perpetua de las técnicas, una necesidad permanente de invenciones. Las escuelas tradicionales no cumplían con los requisitos, ni siquiera las nacidas post revolución eran capaces de satisfacer esas exigencias, entonces comenzaron a aparecer las politécnicas, en ella la burguesía preparaba los cuadros de sus peritos industriales, eso era lo fundamental suficiente para satisfacer las necesidades de la burguesía.
Los industriales ingleses de entonces pensaban que, la mayor suma de educación que ha disfrutado una parte de la clase trabajadora en los últimos años es perjudicial, inconveniente y peligrosa, porque la hace demasiado independiente. Entonces la burguesía tenía nuevas contradicciones, primero necesitaba preparar sus obreros para poder enfrentar los retos que representaban la nueva tecnología y por el otro lado tenía el temor de que esas experiencias les haga menos temerosos y apocados.
Entonces resolvió el problema yuxtaponiendo con prudencia la
enseñanza primaria e impregnándola además de un cerrado espíritu de clase como para no comprometer la explotación del obrero que está en la base misma de su existencia.
Razones de otro orden obligaron a la burguesía a mirar con detenimiento al pueblo ya que la voracidad capitalista había obligado a trabajar a las mujeres y a los niños en condiciones inicuas y la primacía por encontrar mano de obra barata, amenazaba aniquilar esas mismas clases sufridas de las que se nutre el mismo capital, los propios intereses de la burguesía le hicieron ver que no podían matar la gallina de los huevos de oro, entonces los teóricos que trabajan para cuidar sus intereses corrieron y anunciaron “Los derechos de la infancia” La burguesía dejo escapar unas lágrimas y de una vez culpó a los padres por dejar hijos abandonados (Marx) Cuanto más quebrantado se encuentre el orden existente, la ideología de la clase gobernante se penetra más de hipocresía.
En 1.880 las aspiraciones de la burguesía alcanzan cierta plenitud, la aparición de la escuela laica, ponía en cierto modo un punto final a batallas de siglos, para nadie era un secreto la intención de la burguesía de arrebatarle el control de la educación a la iglesia. Más esta no fue una victoria, apenas fue una transacción. Después de la Revolución Francesa la restauración monárquica se acompañó de una reacción feroz que parte de la burguesía liberal odiaba a la iglesia tanto como en las primeras horas de la Revolución.
La sublevación heroica de los tejedores de Lyon primero y la del proletariado de París después, provocó el acercamiento de la burguesía y la iglesia y como siempre ésta pone un alto precio a su colaboración resultó que el clero llegó a invadir de tal manera las atribuciones del Estado que no es posible imaginar en materia pedagógica una sumisión más completa de la escuela a los intereses de la iglesia que la que fue reconocida en Francia a mediados del siglo XIX.
Nuevamente la iglesia tenía la hegemonía pedagógica y la burguesía necesitaba ese control porque precisaba conducir sus propios negocios sin la intervención de aquel socio de mala fe, que siempre estaba dispuesto a quedarse con la mayor tajada y la consideraba su enemiga, pero era aliada, además en cuanto veía en ella, y con razón un instrumento poderoso para inculcar en las masas la sagrada virtud de dejarse esquilmar sin impaciencias
Mientras la escuela laica que distaba mucho de ser revolucionaria, aspiraba reglamentar en las escuelas la enseñanza religiosa de manera de no traer conflictos al seno de las instituciones frecuentadas por burgueses que profesaban religiones diferentes.
Frente al derroche de tiempo y esfuerzo que las viejas técnicas imponían como deletreos, memorismo, fragmentación de la enseñanza, etc.- La nueva técnica se propuso aumentar el rendimiento del trabajo ciñéndose a la personalidad biológica y psíquica del niño, saliendo de allí la parte nueva en la educación que ataca la tortura de los horarios inflexibles, los exámenes innecesarios; la corriente que aspira que se prevalezca la personalidad del niño tal como manifieste el interés. Se reunieron alrededor de centros de interés y a asociarlos en trabajos en común, después del viejo individualismo, la socialización de la nueva escuela.
La corriente llamada metodológica parece haber alcanzado su máxima expresión en la comunidad escolar, poco preocupada en teorías y mucho más en realidades.
Sin embargo lejos de ser un logro es una reforma y de ellas hemos tenido cuatro a lo largo de la historia, en la Grecia del siglo V con los sofistas, en la Roma delo siglo II con los retores, en el feudalismo siglo XI con las universidades, en el siglo XVI en el renacimiento con los humanistas. En todos casos hubo transformaciones pero no hubo un vuelco social.
La corriente doctrinaria exige al Estado que deje de ser Estado burgués,
es decir dejar de ser instrumento de opresión al servicio de la burguesía para convertirse en “Estado cultural” que retire sus manos de la escuela, para que no resuene en ella más que “la voz de la humanidad y su espíritu”.
Revoluciones en la educación hemos tenido dos: cuando la sociedad primitiva se dividió en clases y cuando la burguesía del siglo XVIII sustituyó al feudalismo. Tenemos que entender que son dos clases irreconciliables, la pequeña opresora burguesa que cada día desesperadamente perfecciona las técnicas en esa caza rabiosa del capital, y la gran masa de explotados proletarios, sin embargo después de la revolución del siglo XVII, las masas obreras cada día más conscientes de su clase se preparan en busca de su liberación y desde la última revolución las sacudidas obreriles son cada vez más violentas -1.848- 1.871- 1.905, Mientras millares de trabajadores crean las riquezas que salen de las fábricas, un número reducido de parásitos acrecienta fabulosamente el capital, convirtiéndose así en un obstáculo al progreso del proletario y no solo tiene el interés en seguir perfeccionando el dominio del hombre sobre la naturaleza, sino que procura detenerlo.
El proletario ha adquirido fuerza y resquebraja en todas partes las trabas burguesas que no lo dejan vivir, igual como la burguesía rompió en su momento las trabas feudales, por lo tanto la burguesía es históricamente una clase social ya condenada, entonces deducimos que “la nueva, educación” no representa sus ideales. La burguesía actual se vale del terror y el fascismo para sostenerse.
El socialismo aunque digan lo contrario sus enemigos, aspira a realizar la plenitud del hombre, a liberar al hombre de la opresión de las clases para que recupere con la totalidad de sus fuerzas, la totalidad del yo.
A nuestro entender se esclaviza al hombre, no al trabajo, porque es el hombre quién tiene que aceptar un oficio a veces mal remunerado, a veces sin gustarle pero lo necesita para subsistir.
La educación y el trabajo como lo hemos visto a través del ensayo de Ponce, van de la mano, aunque la educación nace con el hombre desde su mismo ser.
A la sociedad la transforma la misma dinámica que imprime ésta sobre si misma por supuesto con la incidencia de todos sus elementos, sobre todo la del maestro.


Alfredo Aguilar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.