PROPUESTA EDUCATIVA PARA CONSTRUIR EL PENSAMIENTO QUE PERMITA DEFENDER Y PRACTICAR LOS 5 OBJETIVOS HISTÓRICOS DEL PLAN SIMÓN BOLÍVAR (PLAN PATRIA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PROPUESTA EDUCATIVA PARA CONSTRUIR EL PENSAMIENTO QUE PERMITA DEFENDER Y PRACTICAR LOS 5 OBJETIVOS HISTÓRICOS DEL PLAN SIMÓN BOLÍVAR (PLAN PATRIA)

Mensaje por ZULEIMA ALVAREZ el Dom Ene 05, 2014 12:46 pm

Barquisimeto, 10 de Abril de 2013


PROPUESTA EDUCATIVA PARA CONSTRUIR EL PENSAMIENTO QUE PERMITA DEFENDER Y PRACTICAR LOS 5 OBJETIVOS HISTÓRICOS DEL PLAN SIMÓN BOLÍVAR (PLAN PATRIA)

Los acontecimientos bélicos en cualquier parte del mundo sin justificación por parte del imperio, las desigualdades sociales y tecnológicas, la devastación económica producto del sistema capitalista, ha dado como consecuencia por un lado, el desequilibrio social entre ricos y pobres y, por el otro, el despertar de los pueblos oprimidos. Es insostenible el modelo capitalista, pues atenta con la preservación de la vida en el planeta.
Venezuela se ha convertido en el baluarte de Suramérica y el resto del mundo, porque dio inicio a un proceso de transformación social para cambiar la estructura de poder vigente. Y fue el comandante Chávez quien rompió las cadenas de opresión oligarca y creo las condiciones necesarias para un nuevo Estado Social; en donde el poder político es delegado a la potestas o gobierno, a través del poder consensual de la comunidad o voluntad indeterminada, como señala Dussel en su libro Política de la Liberación.
Hoy, el mundo es la cuna de diversos movimientos sociales que luchan por un mundo mejor. Pero no es posible una revolución o un verdadero cambio, si no tomamos en cuenta que es imperioso la formación de los pueblos, la toma de conciencia de la clase trabajadora en el reimpulso de un nuevo orden y/o estructuras de poder. De allí la importancia de la Educación. Una educación que esté orientada a crear republicanos con valores de libertad, identidad nacional y patriotismo. Esta premisa será la única garantía de tener una patria libre y soberana. La educación será una de las herramientas para avanzar hacia el Socialismo Bolivariano y la oportunidad de hacer de nuestro país una potencia en lo económico, en lo social y lo político (PNSB 2013-2019)
En este mismo orden de ideas, Simón Bolívar, concibió la educación como base esencial de su proyecto político republicano. La educación tenía para él una función transformadora del individuo. Bolívar entendió con lucidez la necesidad de la educación pública bajo la tutela del Estado. Porque la educación pública definida en sus fines, organizada y supervisada por el Estado era la mejor garantía para conservar y asegurar la independencia de las jóvenes repúblicas. Abogó por una educación que formara republicanos, ciudadanos. En el Discurso de Angostura (15-2-1819), como en ningún otro documento, sobresale la dimensión política que Bolívar le asignó a la educación. Y esta concepción la compartió con don Simón Rodríguez, su maestro en la infancia y en la juventud, el teórico por excelencia de la educación republicana en ese siglo XIX de luchas independentistas.
Simón Rodríguez es el filósofo de la “Educación popular” o General que busca darle bases firmes a la libertad. En Bogotá don Simón Rodríguez pone en práctica sus escuelas-talleres abiertas a todos; quiere, con el decidido apoyo del Estado, fundar desde ellas las repúblicas hispanoamericanas recién establecidas. Es una escuela original orientada a la formación de los republicanos; una escuela y educación concebida para que las mayorías accedan a la propiedad y cuya cultura general los haga aptos para gobernarse. Quiere, además, que esa escuela-taller sea una “escuela social” que provea de una “educación social” que forme en la conciencia “un común sentir de lo que conviene a todos” y que propicie la “armonía social.
Las mayorías nacionales, analfabetas, palúdicas y buenas para carne de cañón de las sucesivas “revoluciones” de los amos de la tierra, tuvieron que esperar el ascenso de Guzmán Blanco al poder en 1870. Ese año, el 27 de junio, se hace público el Decreto de Instrucción Popular Gratuita y Obligatoria. El aludido Decreto, de claro sentido progresivo, aplicaba sólo a la escuela primaria elemental de cuatro años y no cubría la primaria superior. Pero tanto el modelo de Vargas como éste de Guzmán en nada se acercaba a la educación propuesta por don Simón Rodríguez. La escuela de Guzmán era la misma de leer, escribir y contar; no proveía al pueblo del saber hacer; no derivaba de ella derecho a la propiedad; no le otorgaba una amplia cultura y nada tenía que ver con la “Escuela social”; habían transcurrido dieciséis años desde la muerte de Rodríguez y Vargas en 1854.
Con el argumento de preservar la calidad educativa, inhibieron toda política que significara la masificación de la educación en todos los niveles; esa fue la orientación desde 1912. La otra orientación reconocible fue la libertad absoluta de la enseñanza que se impuso desde 1914 por solicitud del Ministro de Instrucción Pública Dr. Guevara Rojas, quien contó con la complacencia de la Corte Federal y de Casación y el regocijo de los sectores conservadores, siempre opuestos a esa tradicional y, en general, muy desdibujada presencia del Estado en la educación venezolana del siglo XIX y buena parte del siglo XX. El Código de Instrucción de 1912 fue derogado de un plumazo en menos de 15 días con el argumento de que el mismo negaba la iniciativa privada en el campo educativo.
El 15 de enero de 1932, Luis Beltrán Prieto Figueroa, funda junto con un reducido grupo de educadoras y educadores, la Sociedad venezolana de maestros de instrucción primaria (SVMIP), con el propósito de organizar al magisterio y de educarlo para la reforma de la educación venezolana sobre bases pedagógicas de la escuela nueva: la libertad del niño y del adolescente, la actividad centrada en sus intereses cognitivos y afectivos, la educación a partir de los desarrollos particulares de su naturaleza bio-psicológica, la educación sexual, la coeducación de los sexos, el laicismo en la escuela y el vínculo de ésta con la comunidad local y nacional para formar un espíritu ciudadano que armonizara con nuevos y progresivos intereses nacionales.
Sobre estos conceptos, propuestos por Bolívar, Rodríguez y Luis Beltrán Prieto Figueroa, se puede fundar las bases del principio que establece la intervención del Estado en la educación; estos personajes de la historia venezolana involucran la importancia de la educación para lograr la soberanía nacional, el progreso público y el desarrollo económico y soberano.
Luis Beltrán Prieto Figueroa en su libro El Estado Docente, señala la necesidad de “la socialización política del niño, del adolescente, del joven, por las instituciones del Estado…. debe procurar la generalización en la sociedad de un conjunto de experiencias y capacidades cognitivas, expresivas, emocionales, estéticas y éticas que, en su conjunto, forman la identidad social del individuo y contribuyen tanto a la imagen social de sí mismo como a facilitar su relación con las instituciones políticas. La socialización política es un aprendizaje social que tiene como escenarios institucionales la familia, la escuela, las instituciones culturales y artísticas en general.”
Ahora bien, ¿qué es la política o lo político? La formación del republicano, como propuso don Simón Rodríguez; la formación del ciudadano, como lo expuso Prieto Figueroa. Si queremos tener una República y aplicar el Plan de Gobierno 2013-2019 (Plan Patria), necesitamos formar a un hombre para esa República; si queremos una más cohesionada y armónica nación tenemos que formar al ciudadano. Por eso, la educación es esencialmente un hecho político, porque el medio para crear ese republicano, ese ciudadano, es la educación. Todo modelo ideal de sociedad tiene su correspondiente modelo ideal de educación; toda filosofía política de la sociedad debe producir un modelo de educación que corresponda con el modelo de sociedad. No hay modelo de sociedad sin modelo educativo. Una constitución sin ideario político es un absurdo. La nuestra lo expresa en su preámbulo; allí hallamos el modelo de sociedad a la que aspiramos: democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia.
Tenemos que transitar de un Estado de democracia representativa a un Estado de plena democracia social que no se agote en el Estado de derecho; ese tránsito es la revolución bolivariana y socialista que nos proponemos. Ese modelo de sociedad requiere de un ciudadano formado en el espíritu de la igualdad, la colaboración, la solidaridad, la corresponsabilidad; y todo ello se tiene que traducir en los programas de estudio de los diversos niveles y modalidades del sistema escolar. La democracia social promueve el acceso a los derechos.
En consecuencia, si se quiere construir un pensamiento para defender y practicar los 5 objetivos históricos del Plan Simón Bolívar 2013-2019 (Plan Patria) la educación que proponemos debe forjar un tipo de ciudadano y ciudadana con valores distintos a la competencia por encima de todo, el egoísmo, el racismo, el individualismo enfermizo. El tener debe dejar de ser el valor fundamental; ese es el valor sagrado de la sociedad de consumo.
La escuela debe, en el plano de los valores, reivindicar el ser frente al tener. Nuestra escuela debe ser una “escuela social” que genere una “educación social” en el sentido propuesto por el maestro de Bolívar. Nuestra escuela debe formar a un ser crítico que sea consciente, comprometido con su historia y raíces, sensible a su gente, solidario, y productivo. La escuela, entonces, debe promover la creatividad, el estudio por el interés de saber, de descubrir, de solucionar problemas de todo tipo; una escuela que promueva el trabajo alegre y creativo con una educación científica, viva, de cara a los problemas de la comunidad y la nación.

La escuela debe ser un espacio para:
 Debatir y participar activamente en la resolución de problemas que involucren a todos los actores del hecho educativo.
 Debe practicar el principio de democrático (legitimidad), a través de la participación protagónica de los estudiantes en vocerías estudiantiles y por otro lado, darle participación a los consejos comunales para socializar, humanizar y flexibilizar la experiencia educativa.
 Construir un pensamiento para defender y practicar los 5 objetivos históricos del Plan Simón Bolívar 2013-2019, requiere de encuentros de saberes, para asegurar la ciudadanía para las mayorías y una mayor integración nacional que coadyuve al desarrollo y la preservación de la soberanía nacional.


Zuleima Álvarez
v- 15446992




ZULEIMA ALVAREZ

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 01/06/2013
Edad : 36
Localización : Barquisimeto

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.