Tema Nº 7: PLANIFICACIÓN EDUCATIVA SOCIALIS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Nº 7: PLANIFICACIÓN EDUCATIVA SOCIALIS

Mensaje por ZULEIMA ALVAREZ el Vie Feb 14, 2014 6:59 pm

Barquisimeto, 31 de Mayo de 2013

TEMA Nº 7: PLANIFICACIÓN EDUCATIVA SOCIALISTA.

El término de planificación es usado en diversos campos; y la regularidad con que es utilizado se debe a la connotación que tiene en relación a la organización o realización de actividades para lograr un objetivo. J. FRIEDMANN señala que “hoy más que nunca una buena parte de la humanidad mide, proyecta, experimenta, diseña, coordina, en suma, está planificando”. Generalmente, el proceso de planificación se realiza en el hogar para administrar los recursos financieros y las labores de cada miembro de la familia. Asimismo, en la vida diaria, se utiliza la planificación para organizar el tiempo que corresponde a cada acción. Y de igual forma, en el ambiente empresarial y educativo la planificación constituye una herramienta para el diseño y alineación de acciones que promuevan el buen funcionamiento de la estructura organizativa de la empresa o la escuela.
Desde esta orientación, Ezequiel Ander-Egg en su libro Introducción a la Planificación, define la planificación como la “racionalidad y organización de la acción para el logro de objetivos”. Asimismo, considera a la planificación como un proceso que implica plantearse varias cuestiones: en primer lugar, concebir la planificación como algo que se realiza permanentemente y, en segundo lugar, supone un “sistema de planificación”, en el que se hacen y elaboran planes y programas, como un plan situacional. En sentido estricto, el autor presenta una introducción a la planificación estratégica, pensada en función de las necesidades de los trabajadores sociales, animadores socio-culturales, educadores y responsables de organizaciones de base que realizan tareas con la gente.
Un sistema de planificación implica ante todo una efectiva coordinación y comunicación entre los responsables de llevar a cabo los programas y los responsables de formularlos. Supone la superación del aislamiento y separación que existe, entre la oficina de planificación y los órganos ejecutivos. Sin embargo, lo sustancial de la planificación como proceso y estrategia no es eso, sino el planificar teniendo en cuenta la totalidad social en cuanto el contexto más amplio de las áreas de intervención que han sido (o van a ser) programadas. Esto conduce a prestar atención a los diferentes actores y sectores sociales, que buscan sus propios objetivos, que tienen sus propias apreciaciones/valoraciones de cómo debe ser la sociedad, y que desarrollan sus propias estrategias para el logro de sus objetivos y propósitos. Consecuentemente, lo que uno quiere hacer (lo programado), puede encontrarse con oposiciones, coincidencias (totales o parciales) de otros actores sociales. Esto implica concebir la planificación, teniendo en cuenta e incluyendo en la propia planificación lo que los otros pretenden realizar.
Cuando se habla de planificación, la idea central que aparece es la de fijar cursos de acción con el propósito de alcanzar determinados objetivos, mediante el uso eficiente de los medios. Es necesario entonces, realizar un análisis y diagnóstico sobre la realidad en la que se ha de actuar, tomar luego decisiones y proceder a la acción, para obtener los resultados previstos o deseados.
De lo dicho resulta claro que la planificación aparece como una función inherente a todo proceso de acción o de actividades que procura alcanzar determinados objetivos. Puestos a darle un mayor rigor científico y técnico al término, tres conceptos aparecen estrechamente ligados al de planificación, a saber: racionalidad, conocimiento de la realidad y adopción de decisiones. Puede decirse, que de la planificación surge un marco que, supone el conocimiento de la realidad sobre la que se va a actuar, expresada en un diagnóstico; procurar cambiar la “situación inicial” por otra “situación objetivo” (a la que se quiere llegar) y que sienta las bases para una toma racional de decisiones (resolución de preferencias alternativas) que se traducen en una serie de actividades que procuran alcanzar determinadas metas y objetivos. Se trata de construir el futuro de “algo”.
Por otro lado, tomando en cuenta lo señalado anteriormente, es fundamental tener claro la herramienta estratégica que constituye la planificación en la organización educativa. Porque plantear una planificación educativa socialista, implica tener en cuenta los diferentes actores sociales y factores contingentes que actúan e inciden en el escenario educativo en que se desarrolla el plan, programa o proyecto; que a su vez componen los niveles operacionales. La planificación es una forma de tomar decisiones y formular políticas para la acción. La planificación es una actividad con una intencionalidad eminentemente práctica y futura; dirigida al logro de objetivos.
Es en los niveles operacionales en donde la participación del pueblo es esencial. Puesto que debe haber voluntad política de elaborar planes para la toma de decisiones de carácter general que expresan los lineamientos políticos fundamentales, las prioridades que se derivan de esas formulaciones, la asignación de recursos acorde a esas prioridades, las estrategias de acción y el conjunto de medios e instrumentos que se van a utilizar para alcanzar las metas y objetivos propuestos. El plan tiene por finalidad trazar el curso deseable y probable del desarrollo nacional o del desarrollo de un sector (económico, social, educativo o cultural).
Es la población quien debe vigilar que se cumpla con los objetivos propuestos en los programas y proyectos que están establecidos en el plan; por medio de la contraloría social. Sin embargo, existe una contrariedad o tal vez, la formulación de los planes nacionales referentes a la educación, que en este caso son los expertos que están en el ministerio del poder popular para la educación, no han estudiado la realidad social venezolana. Puesto que, en la escuela se planifican proyectos de los cuales se derivan actividades y tareas que fortalecen la participación activa de los estudiantes, se reformulan los acuerdos de convivencia, se busca mejorar la actividad administrativa, pero cuando quieres hacer correctivos en estudiantes y docentes o; por el contrario querer cambiar la realidad más próxima a la institución educativa, te encuentras con una barrera burocrática enorme.
Siguiendo la idea anterior, se puede señalar que no hay respuesta o alguna vinculación de los organismos de administración de justicia y hasta la zona educativa, solo por dar un ejemplo, con la realidad de la escuela. Porque existen problemas de índole socio-económico como la delincuencia, drogas, malos hábitos, anti-valores, escasos recursos económicos de estudiantes; que impiden que se desarrollen las políticas planteadas en el momento estratégico y momento inicial de los planes y programas establecidos por el ministerio. Porque insisto, la planificación es letra muerta, es un trabajo inútil, si no existe la voluntad política de realizar lo que se planifica.
Es allí donde se puede hablar de racionalidad en la planificación. Se trata de introducir racionalidad a la acción. Por eso, es importante resaltar los esfuerzos de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, en relación a la participación del pueblo en la planificación estratégica de la nación por medio de sus propuestas en los dos planes de desarrollo nacional. Chávez inició el camino de una verdadera democracia. Se dio inicio a una nueva etapa de la revolución bolivariana, pero es esencial que se cumpla su mandato de eficiencia o nada. Ya que de nada sirve que se realicen encuentros para discutir el presupuesto participativo con la alcaldía si realmente existe corrupción en esa administración o por otro lado, se desvían los recursos a un proyecto que no tiene un impacto social en la comunidad.
El presidente Chávez quería una verdadera transformación, por eso en el plan patria estipula en los primeros tres objetivos históricos la “defensa, expansión y la consolidación de la Independencia Nacional, continuar construyendo el socialismo bolivariano del siglo XXI, en Venezuela y convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político”.
Tener un pueblo critico sólo se logra por medio de la unidad de los trabajadores y trabajadoras, pequeños y medianos productores y productoras del campo y la ciudad, así como demás sectores sociales del pueblo. Para que sea el pueblo el encargado de preservar la soberanía sobre nuestros recursos petroleros, el ingreso nacional y lograr la soberanía alimentaria. “Dando paso a una sociedad más igualitaria y justa, rumbo al socialismo, sustentado en el rol del Estado Social y Democrático, de Derecho y de Justicia, con el fin de seguir avanzando en la plena satisfacción de las necesidades básicas para la vida del pueblo y seguir avanzando en el desarrollo de un modelo de seguridad pública para la protección de la vida humana y direccionar una definitiva revolución en el sistema de administración de justicia, para acabar con la impunidad, lograr la igualdad en el acceso y erradicar el carácter clasista y racista en su aplicación”.
Para lograr una planificación en el que todos los sectores estén incluidos, es necesario erradicar el modelo capitalista que por tantos años ha corroído la escala de valores normativos de nuestra nación. Ya no se puede concebir la planificación sin más, como una forma de introducir la racionalidad a la acción. Sino como un intento de introducir racionalidad a la acción en el contexto de una situación en la que la programación se inserta en la cadena de interacciones y retroacciones ya existentes en la realidad sobre la que se quiere actuar. Podemos reducir la incertidumbre y el azar, pero nunca eliminarlos. En la realidad en donde se aplican los planes existe la lógica de la vida. Y en esta lógica intervienen la indeterminación, la incertidumbre, lo aleatorio, el desorden y el azar; la competencia y la cooperación, la lucha y la solidaridad.
La planificación no puede limitarse a la pura racionalidad para transformar una situación. Hay que accionar sobre una realidad (siempre compleja). Este accionar sobre la realidad es la tarea propia de la política. En consecuencia, no existe ninguna posibilidad de una planificación eficaz, sin articulación con la conducción política.
Zuleima Álvarez
v- 15446992


ZULEIMA ALVAREZ

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 01/06/2013
Edad : 36
Localización : Barquisimeto

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.