REFLEXIONES SOBRE LA HISTORIA DE LA EDUCACION EN VENEZUEL

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

REFLEXIONES SOBRE LA HISTORIA DE LA EDUCACION EN VENEZUEL

Mensaje por ZULEIMA ALVAREZ el Vie Feb 14, 2014 7:02 pm

Barquisimeto, 5 de junio de 2013

TEMA Nº 8: REFLEXIONES SOBRE LA HISTORIA DE LA EDUCACION EN VENEZUELA
La historia de la educación en Venezuela presenta un tinte singular al de otras latitudes. Inicialmente, la educación desarrollada por los pueblos originarios tenía la función de transmitir los conocimientos y las tradiciones de generación en generación, preservando la cultura de ese grupo étnico. El aprendizaje por modelaje y la experiencia permitía desarrollar sociedad comunal.
Luego de la invasión europea, los españoles en vista de que el territorio que hoy conforma a Venezuela no representaba un gran aporte a la corona española; no se preocuparon por establecer una organización institucional, arquitectónica y cultural, similar al del Virreinato del Perú o México; por lo que la educación desarrollada en la época, era encargada a los clérigos de la iglesia con la intención de adoctrinar a la población aborigen y mantenerlos dominados y oprimidos. Asimismo, la educación de esa época estaba dirigida exclusivamente a las castas o élites gobernantes, y la enseñanza comprendía lo elemental (leer, escribir, operaciones básicas). Las familias adineradas pagaban la educación de sus hijos, como fue el caso de Simón Bolívar.
Las escuelas en tiempos de la colonia eran muy pocas y por ende, la matricula escolar también lo era. Luego del inicio de la lucha por la independencia y seguidamente la fundación de la vida republicana, en Venezuela se comienza a apreciar ciertos signos de cambio en el plano educativo. José María Vargas, Cecilio Acosta y otros maestros de la época, intentaron llevar a cabo diferentes acciones en beneficio de la educación, sin embargo, las consecuencias de la guerra de independencia y los diversos conflictos – guerra civil – producto de las ansias de poder por parte de los caudillos en cada región (que habían peleado en la guerra por la independencia), no permitió avanzar en materia educativa.
Bonilla (2004), menciona que “bajo la conducción del gobierno de Guzmán Blanco, se da origen a una movilización de voluntades, esfuerzos y recursos en torno a la educación como no se había visto en el pasado. El caudillo consideraba que para lograr un mínimo de estabilidad, se requería el soporte de un pueblo con acceso a la cultura. A partir de 1870, fue promulgado el decreto de instrucción pública, en donde el Estado asume las líneas de acción en materia educativa, creando fondos especiales destinados a fortalecer las finanzas para la instrucción publica” (pág. 23).
El decreto de instrucción pública encontró resistencia por los sectores de poder de la época, como la iglesia y demás dirigentes. Puesto que el acceso de los humildes a la educación y el conocimiento, constituían un peligro para estas castas.
Durante el período republicano la educación estuvo sesgada, aun cuando se crearon diversas universidades y fue autorizada la educación primaria y secundaria a lo largo del siglo XIX, no se logró el acceso a la educación por parte del pueblo. Cuando Gómez tomo el poder a principio de siglo XX (1908), ocurre un hecho fundamental en la historia venezolana: aparece el petróleo. Este factor económico desplaza la producción del café y el cacao y se inicia en el país una nueva fase, la formación de la clase obrera.
Luego de la explotación petrolera, Venezuela cambia totalmente su estructura social, económica y cultural. Se produce el éxodo campesino, el crecimiento demográfico en torno a las ciudades petroleras - pequeñas metrópolis -, las compañías extranjeras crean un complejo industrial enorme, por el que se requiere personal calificado y comienza un proceso de transculturización en el país; puesto que se introducen “elementos nuevos” para el venezolano que es asimilado con gran rapidez como el modo de vestir, la comida y el deporte. También promulgó la primera Ley del Trabajo, creó bancos para obreros y agricultores, logró la cancelación de la deuda externa en 1930. Gómez mantendrá a la población durante los 27 años de su gobierno en un régimen de represión, limitando las libertades públicas, negando la libre expresión y persiguiendo a todo aquel que intentara oponérsele. Juan Vicente Gómez utiliza el recurso energético emergente - el petróleo – para mantenerse en el poder. Y la educación será olvidada una vez más, .pues el conocimiento constituye un peligro para el régimen.
Cuando Eleazar López Contreras asume el poder en 1935, lleva a cabo un gobierno de transición; de transición a la democracia: decreta amnistía para los prisioneros políticos y restablece la libertad de prensa. Con su Programa de febrero realiza un diagnóstico de las áreas problemáticas del país y de las soluciones que consideraba como convenientes para enfrentarlas. Uno de los puntos más importantes propuestos por este plan, era el de la promulgación de una nueva Constitución Nacional más acorde con las nuevas fuerzas políticas y sociales que estaban emergiendo en el país. Por tanto, en dicho documento se establecía la reorganización de la administración de Justicia y el reconocimiento de las libertades y derechos relativos al trabajo, mediante la creación de una Oficina Nacional del Trabajo.
Otros aspectos considerados en el llamado "Programa de Febrero", eran los relacionados con problemas estructurales de Venezuela, tales como la salud, la educación, y la agricultura. Con relación a la salud, se proponía el desarrollo de una campaña sanitaria a nivel nacional, en la que se incluía la lucha contra enfermedades epidémicas y la creación de un Instituto de Higiene que atendiera la formación de un programa de obras y servicios públicos. En cuanto a la educación, se planteaba la reorganización de la educación nacional, mediante la lucha contra el analfabetismo, la práctica del deporte, la creación de un Instituto Pedagógico para la preparación del profesorado, así como la creación de escuelas de artes y oficios. Con relación al desarrollo de la agricultura, se proponía la reorganización del Ministerio de Agricultura y el establecimiento de un catastro de tierras baldías, así como la creación de una Escuela Superior de Agricultura y Veterinaria. Asimismo, esta medida se complementaba con la reforma del sistema tributario, la elevación de la renta minera y la reorganización del sistema bancario nacional mediante el establecimiento de un Banco Central de emisión. Finalmente, se proponía fomentar la inmigración y colonización interior del país, modernizar el ejército e incentivar, con ayuda del Estado, el aparato productivo nacional.
En definitiva, como consecuencia del programa de gobierno expuesto por López Contreras a la nación venezolana, se redujo considerablemente el clima de oposición existente, aun cuando algunas organizaciones políticas continuaron proponiendo programas de mayor democratización política y económica del país. Aunque el Programa de Febrero no produjo cambios profundos en la Venezuela de comienzos del siglo XX, fue el primer gran proyecto de reforma de la estructura del Estado modelo venezolano.
Al término de su mandato en abril de 1941, el Congreso designó como Presidente a Isaías Medina Angarita, militar que promulgó una Ley de Hidrocarburos en 1943 que traería más dividendos monetarios al país y restringiría la participación de las empresas multinacionales. En su gestión se decretó la elección directa de los diputados, el sufragio femenino y la legalización de todos los partidos, se permitió el regreso de todos los exiliados políticos y la liberación de la totalidad de los presos políticos. También creó el primer plan de cedulación venezolana en 1944, activó una reforma agraria, e inició la modernización de las ciudades. Se puede decir que Medina Angarita representó claramente un modelo democrático y nacionalista. Sin embargo, esta postura no fue favorable para los grupos de poder que se habían conformado en esa época. De manera que, los militares que habían seguido a Gómez y los partidos políticos que se habían formado en gobierno de López Contreras, van a jugar un papel fundamental en la desestabilización del país, a través de golpes de estado.
Los conflictos generados por los golpes de estado y el establecimiento de juntas de gobierno (cívico – militar) en diferentes oportunidades, permiten que Pérez Jiménez llegue al poder en 1952, estableciéndose otro gobierno dictatorial en nuestro país. Durante su gobierno, se impulsó una constitución, tuvo el formato de una dictadura personalista que no vaciló en proscribir a la oposición, coartar libertades civiles y censurar a los medios de comunicación. Este hecho significó un retraso en la educación de casi 20 años.
Tuvo especial apoyo del gobierno de los Estados Unidos por ser parte de la red de distribución petrolera y por su lucha contra el comunismo. Sin embargo, su régimen también se caracterizó por un progreso en infraestructura sin igual para el país. La explosión de la infraestructura visionaria y tecnológicamente puntera, el fomento especial a la inmigración europea que cambió a la sociedad venezolana, y la completación de ambiciosos y emblemáticos proyectos de obras públicas. A pesar de esto, la antipatía generada por sus actos represivos y sus intenciones de perpetuarse en el poder, incrementó el descontento en su contra.
La crisis política que se originó entonces desestabilizó las bases del régimen, concluyendo con su deposición por un movimiento cívico-militar en la madrugada del 23 de enero de 1958. En octubre se procedió a la firma del Pacto de Punto Fijo, que disponía de la alternancia en el poder de los partidos Acción Democrática, COPEI y URD, para encauzar la vida política del país, excluyendo a los partidos de izquierda.
Desde 1936 a1958, se puede decir que si se apreció un fuerte impulso en la educación en un clima de contradicciones. A partir del gobierno de López Contreras, el proceso modernizador se realizó a través de un nuevo estamento cultural en el que hombres, ideas, educación, salud y progreso se daban la mano. El gobierno de López Contreras en el aspecto cultural demostró gran interés en educación y modernidad. Al finalizar su mandato, se habían creado en Venezuela más escuelas que en otro gobierno. El presupuesto para la educación se había incrementado en un 82%; incorporó al Ministerio de Educación a los intelectuales Rómulo Gallegos y Arturo Uslar Pietri. Creó la Revista Nacional de Cultura (1938) y fundó el Instituto Pedagógico Nacional (1936).
Bonilla en su libro Historia Breve de la Educación en Venezuela, enumera una serie de hechos trascendentales como lo fue la construcción del Museo de Bellas Artes (1938) y el de Ciencias Naturales (1940. En cuanto al período de Medina Angarita (1941-1945) continúa la cultura progresista de su predecesor; se amplían los espacios de libertad, tolerancia y progreso social. Durante los cuatro años de gobierno se había saneado las finanzas públicas, gracias al petróleo, en tal sentido, ya comenzaba a consolidarse una economía más dinámica.
En la Venezuela de transición Arturo Uslar Pietri ofrece un proyecto educativo-cultural pagado por la "siembra del petróleo", pero la democracia aún era restringida y no permitía el desarrollo de lo novedoso. En el año 1946 se produce el Decreto Ejecutivo Nº 321 referido a las calificaciones, promociones y exámenes de la Educación Primaria, educación secundaria y Educación Normal. El 28 de Septiembre de 1946 se produce la reapertura de la Universidad del Zulia que había dejado de funcionar desde hace casi cincuenta años. Este año, el Ejecutivo dicta el Estatuto Orgánico de las Universidades Nacionales, paso de gran relevancia en la orientación de lograr, desarrollo e independencia de esas casas de estudio.
Luís Beltrán Prieto Figueroa, Ministro de Educación de la Junta (1945-1948), que derrocó a Medina Angarita, ofrece al país un pensamiento educativo avanzado, el cual consistía en "revitalizar la escuela, la enseñanza primaria y la alfabetización". En esa onda modernizadora se logran cambios acelerados, como las construcciones urbanas, la participación de la mujer en el proceso productivo no doméstico, las corrientes migratorias de Europa, el consumismo, la movilidad social y otros. En ese momento el nivel cultural dominante es el de la élite tradicional, pero a su sombra y a la de la Universidad, surge otra cultura más moderna, bien informada y ella es la clase media profesional.
Durante el año 1947, la XII Convención Nacional del Magisterio (F.V.M.), reunida en Mérida, propone que se establezca la escuela unificada de 11 años. Esta propuesta dio origen a la creación con carácter de ensayo del 7º grado en la escuela experimental Venezuela (Resolución Nº 3196) de igual rango al 7º grado de educación secundaria. En 1948, el Foro mundial surgido después de la culminación de la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamó el derecho universal a la educación para todos los seres humanos, sin distingo de raza, sexo, credo, ni de otra índole.
En la Ley de educación de 1948 aparece plasmada la aspiración del Magisterio Nacional de vincular la educación en general, al mundo del trabajo.
En 1949 es derogada la anterior Ley de Educación, siendo sustituida por el estatuto Provisional de Educación. Durante el año 1951 se crean y organizan las Superintendencias Regionales de Educación. Sostienen algunos historiadores que fue una década de cultura tecnócrata y de exaltación patriótica. En consecuencia, de lo antes expuesto se puede afirmar que en el movimiento cultural venezolano, surgieron características de desarrollo bien marcadas entre las que figuran: la educación, la ciencia, el arte, las letras, la música, el teatro, la radiocomunicación y la televisión.
La nueva era democrática o democracia representativa – desde 1958 - trajo consigo cambios a nivel político y económico. En este período se fundaron instituciones importes para el país, se constituyó la Corporación Venezolana del Petróleo, y se creó la OPEP en 1960, por iniciativa de Juan Pablo Pérez Alfonzo. Se adelantó una ley de Reforma Agraria que redistribuiría los terrenos improductivos con el fin de detener el declive de la producción agrícola, debido al boom petrolero, sin embargo, esta medida no surtió algún efecto en la activación de este sector económico. En 1975 nacionalizó la industria del hierro, y al año siguiente, la del petróleo, creando la empresa estatal PDVSA.
En 1979, Luis Herrera Campins es investido como Presidente. Inauguró múltiples instalaciones culturales y deportivas, así como el Metro de Caracas. Aunque los ingresos petroleros siguieron acrecentándose, ello no impidió que el país se endeudara en las finanzas internacionales, forzando el apego a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional. En 1983 se produjo la devaluación del bolívar en el llamado Viernes Negro, desatando una fuerte crisis económica. En el gobierno del próximo presidente, Jaime Lusinchi, se haría poco para contrarrestarla. Los índices de corrupción se vieron incrementados, y la política económica siguió manteniendo la línea rentista.
Es interesante mencionar que a partir de 1980, se promulga la Ley de Educación, donde se establecían los fines, los niveles y modalidades del sistema educativo. Además, se crea el INCE, CENAMEC, el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Biblioteca (IABN), el Consejo Nacional de Universidades, FEDE, entre otros. Y a pesar de la creación de todos estas instituciones se sigue observando baja matricula escolar, deserción y escuelas que a duras penas pueden funcionar. Realmente no hubo un estudio de la realidad educativa, puesto que las reformas propuesta una y otra vez, en el despacho de educación siempre se realizaba contemplando modelos educativos de afuera. Se pretendía implementar políticas que ya habían colapsado o que no habían sido favorables en otras partes del mundo.
Por otro lado, es importante destacar que aquellos grupos que tomaron el poder –“clase media profesional” - a penas se iniciaron la explotación petrolera, fueron quienes podrán tener la oportunidad de ingresar a las principales universidades del país. Aparte de que las universidades elitistas preparan y entrenan recurso humano que luego se va del país, ocasionando una fuga de cerebros.
Cuando Chávez asume el poder en 1998, consigue un país endeudado, con desigualdades socio-económicas muy marcadas - entre ricos y pobres - y con la empresa estatal PDVSA, en manos de extranjeras. Debido a esta situación, se propuso cambiar el modelo político de democracia representativa por una democracia representativa, participativa y protagónica y de esta manera, darle poder al pueblo. Para Chávez el poder, era una oportunidad de darle la mayor suma de felicidad al pueblo como lo señalaba Bolívar. Por tal motivo, se planteó por medio de diversos planes y programas, cambiar los modos de producción, la educación pragmática y elitista, por una más humana; donde toda la población tenga oportunidades de estudio y de trabajo, de forma justa e igualitaria, dignificando a la clase obrera que es motor que impulsa las transformaciones sociales y económicas de toda sociedad.
Hasta el momento, la educación y formación de las masas populares, constituye la herramienta social más importante para hacer una verdadera revolución. Es necesario entender que sólo a través de la participación activa del pueblo en la toma de decisiones, se podrá mantener y consolidar la independencia nacional como lo señala el Plan Patria.

Zuleima Álvarez
V- 15446992



ZULEIMA ALVAREZ

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 01/06/2013
Edad : 36
Localización : Barquisimeto

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.